elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

El furioso regreso de Tracy Chapman: la columna de Pedro Suárez-Vértiz

Hace 10 años que no saca un disco, pero la cantautora de Ohio está en boca de todos en los últimos días. Tracy Chapman es, sin duda, un caso único de la música folk.

Tracy Chapman

Tracy Chapman

Hace 10 años que no saca un disco, pero la cantautora de Ohio está en boca de todos en los últimos días. Tracy Chapman es, sin duda, un caso único de la música folk. Empezó a componer desde niña y su talento no tardó en ser reconocido. Con 24 años recién cumplidos, lanzó en 1988 su primer disco, llamado Tracy Chapman. Álbum homónimo que llegó a lo más alto de las listas de Estados Unidos y el mundo.

Pero los siguientes dos discos no tuvieron gran recepción. Parecía que Tracy era una víctima más del ‘síndrome del primer álbum’, fenómeno común en la industria. Basta con mencionar a Carole King, The Knack, Jon Secada, Martika o Alanis Morissette para comprobarlo. Todos tuvieron un exitosísimo álbum debut, pero inexplicablemente los siguientes no tuvieron la misma acogida, sin ser malos discos.
Es entonces que en 1995 Tracy lanza New Beginning, álbum que obtuvo un Grammy a la mejor canción de rock por Give Me One Reason. Un gran tema de blues y soul que Tracy añadió a su lista de éxitos como Fast Car, Across the Lines, Talkin’ Bout a Revolution, y Baby Can I Hold You. Esta última canción en particular ha estado en todos los noticieros en los últimos días debido a una denuncia que Tracy Chapman interpuso contra la controversial rapera y cantante de pop Nicki Minaj.

En junio del presente año, los representantes de Minaj buscaron negociar los derechos de autor de la canción Baby Can I Hold You, escrita por Tracy Chapman. Un pedazo de la canción sería utilizado como un sample en una de las canciones del último disco de Nicki Minaj, llamado Queen. Para quienes no estén familiarizados con el término, un sample es una ‘muestra’ o ‘trozo’ de una canción que se extrae, edita y luego se coloca en otra.

Muchas veces el sampling hace que la muestra, de la canción original, funcione con otro propósito en la nueva. Por ejemplo, el coro de una canción que se pone repetidamente de fondo en otra se vuelve la base de una nueva melodía. En el presente caso, la rapera nacida en Trinidad y Tobago y criada en el Bronx canta una versión acelerada pero idéntica del tema de Chapman, sobrepasando groseramente el lapso determinado para un sample.

La autora original se negó a ceder los derechos y, por ende, Minaj no debía incluir la canción llamada Sorry –en la cual se planeó incorporar el sample– en su álbum Queen. El disco, efectivamente, salió a la venta en agosto pasado y se respetó el acuerdo de no adjuntar la canción. El problema surgió cuando una estación de radio de Nueva York sacó al aire la canción apócrifa Sorry de Nicki Minaj. Según la demanda, Nicki Minaj habría sido quien proporcionó la canción a la radio para que la transmitan.

El caso ahora está en manos de la ley y, por lo pronto, el abogado de Tracy Chapman, Lee Phillips, se ha pronunciado en la revista Billboard señalando que efectivamente se infringieron los derechos de autor de Chapman al copiar la melodía y letra de Baby Can I Hold You. Phillips también explicó que los representantes de Nicki Minaj solicitaron reiteradamente los derechos de la canción, pero a todas la veces Chapman dijo que no. “Tracy Chapman protege mucho sus derechos y tiene derecho a denegar una licencia cuando se le solicite”, dijo el abogado.

La gravedad del asunto está en que siempre a Tracy Chapman le han llegado innumerables solicitudes para extraer partes de sus canciones. Costumbre muy utilizada en el rap por la escasez de estribillos en el género. Pero a todos los solicitantes se les ha negado la petición, prefiriendo tercamente la integridad que el dinero. Tan celosa es Chapman con su patrimonio musical que todo el tiempo se encuentra vigilando que aquellas peticiones denegadas hayan sido respetadas. Parece que la Minaj no midió con quién se metía.

Lo último que declaró en Twitter la trinitense fue: “sis said no” (“la hermana dijo que no”). Esta fue una aclaración de que no incluyó Sorry en su álbum Queen porque Chapman negó los derechos. Veremos ahora qué clase de león despertó Nicki Minaj con su posterior desobediencia. //

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada