FILMOTECA PUCP. Tres años de su nueva etapa

"Somos la única institución que preserva nuestra riqueza fílmica"

Salomón Lerner, presidente del directorio, anuncia nuevos proyectos. Su mayor esfuerzo restaurar obras imprescindibles como "La ciudad y los perros", de Lombardi

Hace tres años que el nombre de la Filmoteca está íntimamente ligado al de la Pontificia Universidad Católica del Perú. En ese tiempo ha habido visibles cambios, tanto en su labor de exhibición como en la audacia y la ambición de sus nuevas tareas. Su actual director, Salomón Lerner, hace memoria sobre lo conseguido y se anima a proyectar el futuro cercano de esta entrañable institución.

"En primer lugar, hay que decir que la Filmoteca fue rescatada por la universidad, pues iba a cerrar", advierte Lerner, un militante aficionado del cine (especialmente del italiano). "Pensamos que un buen lugar para acogerla podía ser la PUCP, habida cuenta de la popular afición por el cine y su valor cultural. Así, hicimos los trámites y solucionamos sus problemas económicos. Una vez que la Filmoteca estuvo aquí, siempre con el impulso de Norma Rivera, decidimos --a través de un directorio que yo presido y en el cual hay cineastas, críticos del cine y gente del CCPUCP-- desarrollar algunas líneas de trabajo".

¿Cuáles son las principales?
Que la Filmoteca no fuera solamente un nombre, la etiqueta de una asociación que solo pasara películas. Pensamos que ella debía abrirse en varias direcciones: una primera, obviamente, continuar con las programaciones. Pero también dijimos que había que robustecer la Filmoteca a través de una biblioteca que la acompañe, y cosa mas importante aun, ampliar su repositorio de películas. En el cine peruano hay obras que se estaban perdiendo y que era nuestro deber rescatar y tener en nuestros fondos. Por ello se abrió el camino a los trabajos de restauración.

¿Luego de tres años, cree que la Filmoteca es una institución mucho más consolidada y ambiciosa?
Está más consolidada porque está vinculada con una institución como la PUCP que la apoya, y más ambiciosa porque se ha dado cuenta de que es la única institución en el Perú que tiene la obligación de preservar nuestra riqueza fílmica. Por ejemplo, un filme como "La ciudad y los perros", ya restaurado, se iba a perder. Solo quedaba una copia en mal estado. Vamos a restaurar todas las películas de Francisco Lombardi, como "Caídos del cielo" y "La boca del lobo".

¿Es más económico restaurar películas con las nuevas tecnologías?Hay un costo sensiblemente menor que antaño. Para restaurar la obra de Lombardi, conseguimos una donación de la empresa Yanacocha y, además, contamos con la inestimable y desinteresada ayuda técnica de la Cinemateca brasileña. Son ellos los que nos ayudaron no solo a la restauración, sino a pasarla a la versión digital.

También están restaurando el filme "Luis Pardo"...
Estamos a la mitad de la recuperación de esta película peruana muda de 1927. Estamos restaurando también los noticieros de los años 50, que son parte de nuestra memoria. Y hay un proyecto que pronto haremos público y que adelanto: pediremos a las familias que tengan películas antiguas que las donen para su restauración. Les daremos una copia renovada y tendremos un fondo de cine peruano, que no tiene que ser solo comercial.

Se acerca el Festival Elcine. ¿Cuál será la presencia de la Filmoteca PUCP?
Con motivo del tercer aniversario, vamos a hacer una conferencia de prensa que dé cuenta de lo que hemos hecho y lo que vamos a hacer. Coincidiendo con este décimo festival, vamos a realizar la premiación de nuestro concurso de cortometrajes. Los premios no serán muy sustanciosos, pero sí pueden considerarse un aliciente para los creadores jóvenes.