Soriano señala que les preocupa una ola de reclamos por vacíos en el fallo del Indecopi.
Soriano señala que les preocupa una ola de reclamos por vacíos en el fallo del Indecopi.

Un día después de que se publicara el fallo del , circuló en las redes un comunicado apócrifo de donde anunciaba que subiría los precios de las entradas, dada la orden de permitir el acceso con propios a sus salas. Sin embargo, Fernando Soriano, CEO de la cadena, asegura que sus planes no apuntan en esa dirección.

—¿Llevarán la resolución del Indecopi al Poder Judicial?
Todavía no tenemos eso claramente definido. Estamos evaluando cuál debería ser la ruta a seguir.

—La resolución dice que se puede ingresar con alimentos similares a los que venden en dulcerías. ¿Quién va a decidir eso y cómo se va a regular el ingreso de esa comida?
Nos preocupa llevar a la realidad la ordenanza y que los reclamos estimo se van a incrementar justamente porque los clientes van a tener una lectura y nuestros colaboradores otra de qué es un alimento o bebida similar. Así que nos vamos a reunir mañana [hoy] con el Indecopi para que aclaren eso y cumpliremos con lo que indiquen desde el 5 de marzo.

—Algunos expertos que han criticado el fallo han advertido que puede generar un alza del precio de la boletería. ¿Van a compensar así la pérdida de ingresos de confitería?
Un conflicto que tengamos con una entidad del Estado no significa que afectemos la experiencia que brindamos. Así que nuestros precios no los pensamos mover todavía. Nosotros ponemos al cliente en el centro. Podemos cometer errores, pero siempre estamos corrigiendo.

—¿Cuánto es su margen?
El ticket promedio es S/11,69. Después de costos nos quedamos con S/4,50 de utilidad bruta, antes del 30% del impuesto a la renta. Con eso no podemos vivir, por eso el modelo incluye la dulcería.

—¿Y en lo que se refiere a la dulcería?
No sería justo tomar el producto puro y duro. Alrededor de los costos de los servicios que damos, está: la renta en el servicio comercial, los impuestos, los arbitrios, colaboradores, el over head que le puedas pagar a la oficina principal. Si yo mido solamente el costo de la canchita, y la comparo con la canchita que puedo hacer en mi casa, obviamente hay un diferencial importante en realidad o la gaseosa que yo puedo comprar. Pero hay otros costos alrededor que son las rentas y los gastos asociados operativos propios del negocio que hace que los precios no necesariamente tengan que ser muy cercanos a los que puedas consumir en un ambulante.

—¿Cuánto marginan con el ticket promedio de la dulcería?
Está cerca de un 40% de margen. Pero te compran alrededor del 50% en algunos cines, en los mejores, y en otros por debajo de en realidad.

—Entonces, ¿hay espacio para bajar precios?
Las promociones continuas han hecho que construyamos esta industria.

—Muchos clientes apoyan la orden del Indecopi. ¿Perdieron una oportunidad para diferenciarse?
Es algo que posiblemente tengamos que cuestionarnos. Ahora debemos ver cómo operar bajo estas nuevas condiciones, porque se va a generar mercado informal alrededor de nuestros cines y ello puede incrementar la inseguridad. Además, esto sí nos complica y nos hace replantear el crecimiento que tenemos planificado para el futuro. Las remodelaciones, mejoras y otros proyectos que queremos hacer habrá que ver si nos obliga a replantear este cambio forzado de modelo.

—Dijo que cometen errores. Su rango de precios en dulcería fue lo que motivó la denuncia de Aspec. ¿Hoy diría que fueron un error?
No, definitivamente no. Es el modelo de negocio.

Lea más noticias de Economía en...