Lanzan app para venta de bebidas alcohólicas en el Perú
Lanzan app para venta de bebidas alcohólicas en el Perú

Basado en su experiencia como distribuidor de licores, Diego Calmet, gerente general de Dexcim, decidió probar suerte con el B2C (Business to Consumer) y desarrolló Drink , un aplicativo de venta de con el que espera facturar más de S/30 mil este año. 

—¿Fue complicada la logística para montar la aplicación? 
Al ser una tienda virtual no necesitamos de un establecimiento. Sin embargo, es necesario que el cliente reciba el producto frío, por lo que tuvimos que implementar una cadena de frío. 

—¿Qué más exige el consumidor? 
Rapidez. Si la idea es evitar que salgan –incentivando además que las personas no manejen en estado de ebriedad–, el pedido debe llegar en media hora como máximo. 

—Es un tiempo corto.  ¿Cumplen su promesa?
Hemos habilitado diferentes puntos de despacho en la ciudad y atendemos entre las 6 p.m. y la 1 a.m. y las 3 a.m. 

—Además de los fines de semana, ¿registran movimiento otros días?
La Copa América  y la Eurocopa activaron el consumo. Con esos torneos, tuvimos movimiento de martes a jueves también. Algo interesante es que en este sector de bebidas alcohólicas, si la gente está feliz o triste, igual consume. 

—¿Qué consume? 
El peruano siempre ha sido muy ronero. Sin embargo, por orden de demanda, primero están las cervezas, luego el ron y el  pisco. 

—¿Irán renovando su portafolio? 
Sí, queremos agregar cervezas artesanales, pero también  queremos vender comida complementaria, como pizzas artesanales.

—Con solo dos meses funcionando, ¿diría que tienen futuro?
Definitivamente. Tenemos más de 1.000 usuarios, 700 en iOS y 300 en Android. Esto va a seguir creciendo porque es una tendencia mundial. Esperamos cerrar el 2016 con más de S/30 mil.  

—¿Ya son sostenibles?
Necesitamos que 200 usuarios consuman mensualmente, tenemos que superar ese número.

—Si aumenta la cantidad de usuarios, probablemente las zonas de distribución también.
Empezamos en San Isidro, Surco, Miraflores y La Molina. Vamos a ir expandiéndonos poco a poco. Nuestras próximas metas son Barranco, Jesús María, Magdalena y San Miguel. 

—Con respecto a Dexcim, la distribuidora, ¿cómo está el mercado?
Como Dexcim nos enfocamos en restaurantes, discotecas y hoteles. El consumo ha decrecido, la gente estaba en plan de ahorro. La situación podría cambiar en esta segunda parte del año. Esperamos superar los S/4 millones. El 2015 lo cerramos con S/3,5 millones. 

—¿Están en el momento de apostar por la diversificación? ¿Quizá algo más masivo? 
El siguiente paso es empezar la venta horizontal, en autoservicios y bodegas en los próximos seis meses. Para eso estamos trabajando en alianzas con Queirolo y Cartavio. También estamos analizando entrar al negocio del catering con nuestro cliente estratégico, el grupo Aramburú. 

—Entiendo que los buenos resultados han hecho que dejen la minería, sector que atendían en un inicio. 
Sí, prácticamente lo hemos dejado. La desaceleración de dicho sector hizo que nos enfocáramos en otros rubros. Nos ha ido tan bien que ahora, en realidad, queremos comenzar a distribuir otros productos en un mediano plazo.

TAGS RELACIONADOS