Juan Pablo León Almenara

Seis años después de que la Municipalidad de anunciara el proyecto de estacionamientos subterráneos, hoy esta obra iniciará operaciones debajo de las calles Lima y Virgen Milagrosa, en el parque Kennedy.

Este parqueo cuenta con 573 espacios para autos, motos y bicicletas, entre los cuales hay 21 para personas con discapacidad y uno para vehículos eléctricos.

Igual que el estacionamiento subterráneo de San Isidro, el cobro será por minuto, no por hora o fracción. Sin embargo, Los Portales, empresa que administrará el recinto, dijo que desde hoy a las 11 a.m. funcionará una etapa de marcha blanca, para recibir hasta fin de año a vehículos sin costo.

Desde el 1 de enero, el estacionamiento tendrá dos tipos de tarifas: una para los vecinos miraflorinos y otra para el público en general. El precio por hora para residentes será de S/2,40 y de S/0,04 por minuto durante los 30 años de concesión. Los primeros 30 minutos para los miraflorinos serán gratuitos, previa identificación con tarjeta VPM (Vecino Puntual Miraflorino) y DNI. 

Para público en general, el precio será de S/7,20 por hora y de S/0,12 por minuto. No obstante, en los primeros meses habrá un descuento de 50% (S/3,60 la hora).

La Municipalidad de Miraflores dijo que este proyecto forma parte de un plan de urbanismo del distrito, con el que se quiere reducir en 75% el tiempo de búsqueda de parqueos.

“Hemos ampliado las veredas de Larco e implementado ciclovías. Antes por aquí pasaban 15 bicicletas por hora y ahora 150. El proyecto contempló la remodelación del pasaje Los Pintores, la remodelación de las áreas verdes del parque y las que rodean la Iglesia Virgen Milagrosa, bancas y veredas para personas con ceguera”, dijo Jorge Muñoz, alcalde de Miraflores, quien reconoció que el proyecto tuvo que superar cinco años de permisos y uno de obras, durante el cual hubo muchos reclamos de peatones molestos.

“Somos una lección de lo que se tiene que destrabar. No queremos espantar a la inversión privada”, añadió.

Se informó que el estacionamiento operará con un sistema de lectura de placas, intercomunicadores en accesos y salidas de vehículos y sistema de vigilancia de seguridad mediante circuito cerrado de televisión.

Jorge Schalwb, gerente de asociaciones público-privadas de Obrainsa, constructora de la obra, dijo que este proyecto estuvo enfocado en solucionar el problema de movilidad para peatones, ciclistas y vehículos.

“Esta política, que varios distritos están adaptando, permite que se desincentive el uso del auto y promueva caminar y usar la bicicleta. Estamos trabajando otros proyectos similares en Lima”, anunció.