Módulos Temas Día

Más en Somos

Caral: el amanecer de la arqueología peruana 

Ya consolidado como un destino privilegiado, esta ciudad sagrada permite repensar las políticas culturares del Estado

Caral

CÓMO LLEGAR. Hay dos rutas. La más atractiva es por Supe y la más rápida es tomando un desvío en el km 159 de la Panamericana Norte. En cualquier caso, el viaje demanda menos de cuatro horas. (Foto: Enrique Cúneo)

CÓMO LLEGAR. Hay dos rutas. La más atractiva es por Supe y la más rápida es tomando un desvío en el km 159 de la Panamericana Norte. En cualquier caso, el viaje demanda menos de cuatro horas. (Foto: Enrique Cúneo)

Dicen muchas cosas del Norte Chico. Que su comida es soberbia. Que aún dispone de playas que son tesoros escondidos. Que las investigaciones en relación a sus vestigios prehispánicos van a cambiar la historia del Perú. Dicen bien.

Caral, por ejemplo, es considerado en la actualidad el amanecer de la arqueología peruana, lugar que antes ocupaba Chavín. Allí se inició la civilización americana, a la par que en Mesopotamia, Egipto y China. Esta ciudad, erigida hace 5 mil años, posee notables pirámides y plazas circulares hundidas. Pero nadie ‘le dio bola’ hasta inicios de este siglo. Fueron las excavaciones de la estudiosa Ruth Shady en los años 90 las que permitieron que emergiera bajo la piel del desierto una urbe de alta complejidad arquitectónica de 66 hectáreas de extensión. 

En Supe, luego de almorzar en el restaurante Charito (imperdibles los tamales y el ceviche de pato), pudimos apreciar un pasacalle donde destacaron niños tocando melodías con flautas semejantes a las halladas en el recinto arqueológico de Caral (que fueron hechas con huesos de pelícanos). También se ha retomado la tradición de elaborar prendas con algodón nativo. Es decir, hay un rescate cultural que los pobladores asumen con orgullo. 

No estoy en desacuerdo con la nueva ley del cine y considero ridículo el presupuesto destinado al Ministerio de Cultura, pero debería existir una estrategia política que priorice la puesta en valor de monumentos arqueológicos. La Huaca de la Luna, Pucllana, Choquequirao, Cahuachi y el mismo Caral demuestran que así se activa el turismo y la economía local, creando innumerables puestos de trabajo y generando, además, identidad y autoestima. 

Tags Relacionados:

Caral

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías