Lunes, 26 de marzo de 2007
Sumar no le cuesta nada


PERÚ CAMPEÓN. Se llama Arturo Mendoza Huertas y se divierte con los números. Tiene 35 años y acaba de ganar el Campeonato Mundial de Cálculo Mental en la categoría adición. Arturo suma como jugando cifras de diez dígitos. Ahora quiere campeonar en multiplicación y raíz cuadrada

Por Milagros Leyva Gálvez

Cuando Arturo hace cálculos mentales no pone cara de raíz cuadrada. A ver, cuánto es 43'287.912+732.186, le pregunto de un tirón para ver si es verdad tanto prodigio. A ver, pues. Arturo escucha la pregunta y apenas parpadea, sus ojos se quedan fijos y miran hacia adentro, hacia su cerebro donde los números bailan a una velocidad tan imperceptible que en dos, tres, a lo más cuatro segundos, estará dictando el resultado sin haber usado lápiz ni papel: 44'020.098. Otra pregunta, otra respuesta. Una y otra vez. La sonrisa tímida al final de cada resultado confirma que efectivamente es una mente brillante.

Arturo Mendoza Huertas no sufre, no usa los dedos, no se muerde los labios. Suma, multiplica y saca porcentajes en la misteriosa calculadora que es su cerebro. Y todo en cuestión de segundos o de minutos. El tiempo depende de la cantidad de cifras que pongan en su camino. Matemático piurano, sonríe sin complejos cuando le dicen que se parece a John Nash, el genio de los números que sufre esquizofrenia y que ganó el premio Nobel de Economía en 1994: Soy un poco como él, pero yo no escucho voces ni veo personas, felizmente.

Hace dos días Arturo se levantó temprano, respiró hondo y entró al Museo Matemático de Guissen, una acogedora ciudad alemana cercana a Fráncfort y sede del Segundo Campeonato Mundial de Cálculo Mental. Una semana atrás nos habíamos encontrado en el parque Kennedy de Miraflores y respiraba igual de profundo al decir que regresaría con el primer lugar: Voy a ganar en adición, estoy preparado. En las otras operaciones necesito más entrenamiento, pero no pararé hasta vencer a Robert Fountain.

¿Qué numero te intriga más: el cero o el uno?
Bueno el 0 es un número infinito y nunca llegaremos a él. Me gusta el 1 porque es un número misterioso. Si decimos 111, por ejemplo; este viene de 3x37 y además 3 y 37 son números primos. Ahora el 111 multiplicado por 1.001 da 111.111 y esto es 37x 3.003 y así puedo seguir jugando: 18 x 37.037 da 666.666 que es la consecuencia de multiplicar el 3 por el 6 y el 37 por 1.001.

Ya me mareaste...
Ja, ja, ja. Solo tienes que jugar. El uno es un misterio: 9 x 12'345.679 es 111'111,111. He utilizado la serie del 1 al 9 exceptuando el 8.

¿Y a todo llegas jugando?
Jugando. Piensa: 12'345.679 x 3 da 37'037.037 por eso es que al principio te dije que era interesante el 3 x 37 que es 111. Jugar con los números me causa mucha alegría.

Arturo ha sumado y recitado los resultados a la velocidad de quien sabe que uno más uno es dos. Imposible verificar sus respuestas al mismo ritmo. Imposible. Salvo que uno sea uno de los 26 matemáticos de Europa, Asia y América Latina que se reunieron el fin de semana para competir en el Segundo Campeonato Mundial de Cálculo Mental. Arturo Mendoza y Yusnier Viera sacaron la cara por América. Perú y Cuba, nadie más.

En Alemania, su serenidad se encargó de restar puntos a los cerebros en ebullición, incluido el español Alberto Coto, quien antes de conocerlo dormía con el récord mundial en sumar cien dígitos, uno por uno. Hace dos años, Arturo patentó la nueva velocidad: 18 segundos con 23 milésimas. Coto lo había hecho en 19 segundos, 23 milésimas. Arturo, amante del uno, le ganó por un segundo.

Pero en Alemania la hazaña fue otra. El reto era sumar diez números de diez dígitos. Se podía usar lápiz y papel, pero no se podía tachar resultados o hacer anotaciones al margen. El cálculo debía ser mental. Con mil números sobre un papel, Arturo logró su objetivo: 5 minutos, 42 segundos para la respuesta ganadora. El récord anterior era también de Coto, el español ganó el Campeonato Mundial dos años antes en la misma categoría con 5 minutos, 50 segundos. Coto no se picó, pero se fue con el cerebro en el suelo, explica Arturo por teléfono. Es domingo y está durmiendo en Berlín. Y no se separa de su trofeo que lo certifica como el nuevo campeón en adición: Yo venía a ganar y lo he logrado. Soy feliz.

Y tan feliz se fue Arturo del Museo de Matemáticas que hasta el famoso Robert Fountain se quedó pensativo con el talento peruano. Fountain, un físico nuclear de 37 años y nacido en Londres, es el nuevo problema para Arturo y lo resolverá en dos años más. El británico es campeón absoluto porque participó en todas las categorías: adición, multiplicación, raíz cuadrada y días del calendario. Esta última competencia consiste en adivinar qué día cae cualquier fecha comprendida entre el año 1600 y 2100. ¿A ver, señores, qué día cayó el 30 de junio de 1825? ¿Y qué día será el 27 de diciembre en el año 2038? A ver, pues. Arturo se matriculó en esta categoría y quedó en el puesto 10. También participó en el primer round de multiplicación, pero desistió porque comenzó a sentirse estresado. Al final terminó con dolor de cabeza y calambres. Después de su triunfo durmió 20 horas seguidas. No era para menos, yo habría dormido una semana.

¿Eras el número uno en la escuela?
En la primaria sí. Todavía conservo la medalla que me dieron en el colegio Salesiano, en la secundaria bajé por las cosas normales de la adolescencia, pero siempre fui un buen alumno. Tengo una anécdota con un profesor de razonamiento matemático. En quinto de secundaria, me ponía trampas, pero yo siempre sacaba 19 de promedio.

¿Y cuándo te diste cuenta de tu talento?
Mis papás son comerciantes y cuando era niño miraba sus cuentas y sacaba los resultados. También los porcentajes.

¿También los calculas?
Claro.

¿Cuánto es el 18% de 243?
43,74 (se demoró poco menos de cinco segundos).

¿Oye, Arturo, no tendrás una calculadora en tu cabeza?
No, creo. Mis neuronas trabajan más rápido que lo normal. ¿Qué hice para calcular el 18% de 243? He multiplicado 18x200, 18x40 y 18x3, pero velozmente, 18x200 es 3.600, 18x40 es 720 y 18x3 es 54, esos resultados los sumo: 3.600+720+54 da 4.374 y como es porcentaje corro los espacios y me queda 43,74.

¿Y desde chico calculas en segundos?
Desde muy niño. A los 6 años sacaba los promedios de mis compañeros y le ayudaba a mi profesora. Pero cuando crecí algo pasó conmigo, quería ser igual que los demás.

¿Te sentías raro?
Sí. Mis padres querían hablar con los profesores para explicarles mi don, pero yo les pedía por favor que no lo hicieran. Me daba vergüenza, no quería que me tomaran como el extraño de la clase, quería ser un chico normal, pero cuando mis compañeros resolvían los problemas yo tenía los resultados en mi cabeza en segundos y no lo decía.

Arturo comenzó a demostrar lo que sabe hacer porque se cansó de no multiplicar sus ingresos como taxista. Pasó épocas difíciles y una mañana recapacitó. Dejó el auto y decidió explotar su talento. Dedicarse por completo al cálculo mental. Averiguó si en el mundo existen otros humanos como él y los encontró en Internet. Así se enteró del Campeonato Mundial y comenzó a practicar. En su entrenamiento personal las placas de los autos fueron sus aliadas. El día de nuestro encuentro, en Miraflores, Arturo no dejó de jugar. Mira esa placa: 328. ¿Y cuánto es 32x8? 256 y la suma de 3+2+8 es 13 y 3 al cuadrado es 9 y por 8 es 72 y 8 x 23 es 184 y así hasta el infinito. Eso hace siempre, jugar con las placas, con las siluetas de la gente que parecen números. Si va de compras, su pasatiempo es calcular la cuenta final. Así se divierte.

El sábado por la tarde, cuando Arturo Mendoza recibió su premio, estuvo acompañado por una docena de peruanos. Una muchacha empresaria le llevó una bandera que levantó entre aplausos. Otra paisana tomó las fotos. Arturo contó su progresión: Cómo batió el récord, cómo envió videos para poder inscribirse, cómo antes de viajar varias puertas se cerraron en sus narices. No tenía dinero para el pasaje ni para los viáticos. Hasta una bandera pidió a las Fuerzas Armadas, pero se la negaron. Ni el alcalde piurano ni el gobierno regional, ni siquiera la universidad donde estudia lo ayudó. Logró viajar, por terco y porque estaba seguro de ganar. Solo Julio Doig, un empresario piurano y amigo del colegio que lo admira lo apoyó desde el principio. Igual Arturo no dividió su ánimo. Mandó correos electrónicos a la prensa, a las autoridades limeñas. Hizo una fiesta para recaudar fondos y consiguió cuatrocientos soles para sus trámites. Al final, el pasaje fue donado por Álex Kouri y un grupo de empresarios del Callao y otros peruanos crearon una cadena de solidaridad en Internet para conseguir parte de sus viáticos. Y así se fue. Hace una semana. Y así regresará. En cuatro días. Con pocos euros en el bolsillo, pero con sus ganas a la máxima potencia.

SEPA MÁS
Sobre la copa que reúne a 'cerebros'

4 Cada dos años se realiza el Campeonato Mundial de Cálculo Mental. Arturo Mendoza es el primer peruano en participar. Ganó el primer lugar en adición.

4Los 26 participantes se midieron en cuatro disciplinas y solo pudieron anotar en papel los resultados.

4Tuvieron que sumar en diez minutos diez cifras de diez dígitos y sacar en 15 minutos las raíces cuadradas de diez cifras de seis dígitos, precisándolas en números con cinco dígitos detrás de la coma.

4Dispusieron del mismo tiempo para multiplicar dos números de ocho dígitos, y eso diez veces. La otra prueba consistió en asignar, en un minuto, el día de la semana a 50 fechas del calendario de entre los años 1600 y 2100.

4Los matemáticos recibieron dos ejercicios sorpresa para los que dispusieron de cinco minutos cada uno: sustracción y adición de fracciones y búsqueda de los números primos superiores más cercanos en una secuencia de números.





¿Cree que la situación de nuestro fútbol mejorará si Manuel Burga y su directiva salen de la FPF?
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa