Pronto el cementerio general de Miraflores, en , se convertirá en museo. El camposanto, donde descansan los restos del líder aprista Víctor Raúl Haya de la Torre, anunció el cierre de sus pabellones para entierros en nichos, tras casi 184 años de funcionamiento.

“Solo tenemos unos 350 nichos disponibles. Una vez que todos se ocupen, no habrá más entierros, excepto lo que quedan en tumbas a tajo abierto [200]. No hay más espacio”, manifestó Flor Luna Victoria, presidenta de la beneficencia pública de Trujillo, propietaria del panteón.

El cementerio fue inaugurado en diciembre de 1831. Posee seis hectáreas y más de 300 pabellones. Más de 50.000 cadáveres están enterrados en este lugar considerado el primer camposanto de Trujillo.

La beneficencia gestiona para que el área de los mausoleos y nichos del siglo anterior, donde también descansan los restos del ex presidente de la República Luis José Orbegoso y Moncada, sea declarada Patrimonio Cultural.