Bruce dijo que el Consejo de Ministros ya vio de forma general los proyectos de reforma política que se enviarán al Congreso. (Foto: Lino Chipana/GEC)
Bruce dijo que el Consejo de Ministros ya vio de forma general los proyectos de reforma política que se enviarán al Congreso. (Foto: Lino Chipana/GEC)
Rocío La Rosa Vásquez

Al ministro de Vivienda, , no le preocupa que el Gabinete haya tenido tan poco respaldo del Congreso tras la presentación del primer ministro Salvador del Solar. Considera que una de las razones de que esto ocurriera fueron las noticias que impactaron en sectores conservadores, entre ellas el fallo de la Corte Suprema sobre el enfoque de género.

—Son 48 los legisladores que no le dieron el voto de confianza al primer ministro. Es el menor respaldo a un Gabinete en los últimos 18 años. ¿Cuál es su lectura?
Al margen de eso, no hay un Gabinete con más voto de investidura que otro. Esto es: se aprobó o no se aprobó. En este caso, se aprobó y es lo importante. Ahora, ayer [el jueves] fue un día bastante particular, en el que hubo muchas noticias que impactaron en los sectores conservadores del Congreso: el fallo de la Corte Suprema sobre el enfoque de género en el currículo escolar, se publicó el Plan Nacional de Igualdad de Género del gobierno y hasta se anunció que un juez acogió el matrimonio de Susel Paredes [funcionaria de la Municipalidad de La Victoria]. Esto hizo que muchos congresistas conservadores no voten a favor.

—La insatisfacción con el discurso vino de distintos sectores.
En general, el primer ministro ha tenido una exposición muy distinta a las que nos tienen acostumbrados los primeros ministros. Una exposición más esperanzadora, con líneas generales de lo que pretendemos hacer hacia el futuro y que al final fue aprobado por el pleno del Congreso.

—¿Esperaban más respaldo de parte del Congreso?
Ni más ni menos. Lo que esperábamos era que el Gabinete sea aprobado y eso es lo que ocurrió.

—La oposición esperaba escuchar cuál iba a ser la estrategia del gobierno para evitar más conflictos sociales, a propósito de Las Bambas. Sin embargo, fue un tema ausente. ¿Sí debió incluirse?
¿Qué puedes decir, que ya no habrá conflictos? En una sociedad democrática siempre hay conflictos.

—En todo caso, ¿cuál va a ser la estrategia para afrontarlos?
Lo bueno de los conflictos es que te permiten escuchar a ambas partes y tomar acciones para que la nueva situación que se genere sea mejor, y eso es lo que se va a hacer. Los adversarios dirán que se pudieron decir más o menos cosas, pero es muy limitado lo que tú puedes decir en un discurso de una hora; en el caso del primer ministro, poco más de una hora y media.

— Usted tiene experiencia política, algo que ciertas bancadas le reclaman al primer ministro. Desde su punto de vista, ¿qué le faltó al discurso de Del Solar?
Yo la verdad no le vi ningún vacío. Insisto en que lo que puede decir un primer ministro en un discurso de voto de investidura es muy limitado por el tiempo y depende del punto de vista de cada persona si debió hablar más de una cosa o de otra. Creo que él cumplió en dar lo que es la política general de gobierno y lo ha hecho con mucha solvencia. Eso ha sido acogido por los congresistas que votaron a favor.

—¿Antes de presentarse ante el Congreso, Del Solar recibió consejos o ‘feedback’ a su discurso de parte del Gabinete?
No consejos, pero sí se comentó en líneas generales y se dieron opiniones de los señores ministros que el primer ministro acogió.

—En la presentación se admitió que la reconstrucción no ha avanzado como se esperaba y que la mayor responsabilidad recae en los ministerios. ¿Puntualmente por qué no se avanzó al ritmo anhelado?
El Perú tiene una legislación que hace bien difícil hacer obra pública. Si uno se pone a empujar para hacer una obra, se le puede acusar de cualquier cosa. A mí un fiscal de Chiclayo me está acusando de corrupción por el solo hecho de que llamé por teléfono a un alcalde para que nos pase un expediente técnico que él no podía ejecutar y que el Ministerio de Vivienda sí podía ejecutar, para hacerlo lo más rápido posible.

—¿Qué garantiza que ahora los trabajos se harán más rápido?
En el último año se han hecho muchos cambios a la forma de aprobar expedientes técnicos para la reconstrucción. Por ejemplo, si se va a reparar una infraestructura que ya existía, ya no hay necesidad de tramitar un estudio de impacto ambiental, porque ya se había hecho ese estudio y solamente lo estamos reponiendo. Cosas de ese tipo permiten aprobar expedientes técnicos.

—¿A propósito de eso, qué méritos han visto en Nelson Chui para nombrarlo director ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios?
Nelson Chui no es una persona que desconozca la administración pública, ha sido gobernador regional de Lima en dos períodos y, por lo tanto, sabe cómo funciona el monstruo por dentro. Esa experiencia va a ser muy útil para agilizar los procesos de las obras.

—Teniendo en cuenta la postura del presidente Martín Vizcarra contra la corrupción, ha llamado la atención su nombramiento ya que es investigado por presunto peculado doloso, porque en su gestión como gobernador habría ordenado la entrega de relojes y lapiceros de oro a sus funcionarios.
No hay funcionario que haya trabajado en una entidad pública haciendo obras que no termine con una investigación. Eso ocurre siempre y las acusaciones se hacen por distintos motivos, muchos de los cuales no son motivos muy santos. Pero el hecho de que haya tenido una acusación no significa que sea culpable.

— El primer ministro dijo que en los próximas días dará a conocer qué proyectos de reforma política presentarán al Congreso. ¿El Gabinete ya aprobó qué iniciativas planteadas por la Comisión Tuesta van a presentar?
Es un tema que ya se conversó en términos generales en el Consejo de Ministros.

—¿Puede adelantar en qué temas?
Claro que no [sonríe]. Ese es un anuncio que hará el presidente en su debido momento.

—En el diálogo que mañana [hoy] retoma el primer ministro y los comuneros de Fuerabamba, ¿cuál va a ser el ofrecimiento para solucionar el problema? ¿Habrá un compromiso con estas poblaciones?
Mire, el gobierno ha apostado por el diálogo. No un diálogo de bajo nivel, sino uno donde están involucrados ministros de Estado que han viajado a la zona, que han sido agredidos cuando viajaron en helicópteros. Nosotros seguiremos apostando por el diálogo y no consideraremos otras opciones hasta que se vea que el diálogo esté agotado y solo nos espere cumplir con poner el orden en el país.

—¿Y el gobierno tiene la voluntad de revisar el plan de desarrollo para Cotabambas, que incluso lleva la firma del entonces ministro de Transportes Martín Vizcarra?
Cuando uno dialoga está abierto a considerar todas las opciones, lo que no significa que se acogerán todas. Pero sí, el gobierno tiene un ánimo de apertura.

—¿Hizo mal Del Solar cuando dijo que este era un problema entre la empresa y la población?
Bueno, este es un problema que hemos heredado, el primer ministro Del Solar no lo ha creado, le ha tocado con el cargo. Nosotros no queremos sentenciar ninguna situación con una frase, creo que allí hay reclamos, seguramente de buena fe de las poblaciones, que hay que sopesar y el gobierno está tratando de actuar como un mediador amigable entre estas comunidades y las empresas.

—¿Como mediador o como actor y parte del problema?
Al final, somos todos parte del problema, pero le toca al gobierno actuar en medio de los reclamos de los comuneros contra las empresas instaladas allí. ¿Si no estuvieran las mineras allí, habría algún tipo de conflicto? Es un problema que tienen las comunidades con la presencia de las empresas. Allí es donde el gobierno tiene que actuar como amigable componedor.

TAGS RELACIONADOS