(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)
Agencia EFE

Agencia de noticias

Un estudio científico internacional descifró por primera vez la secuencia completa del del -también llamado jaguar- y, al relacionarlo con el de otros grandes felinos, como el león o el tigre, revela que la hibridación histórica entre estas especies pudo contribuir a su supervivencia a largo plazo.

El consorcio internacional que realizó la investigación estuvo liderado por la Universidad Pontificia Católica Rio Grande do Sul en Brasil con participación de científicos de siete países, entre ellos de España, informó el español Centro de Regulación Genómica (CRG) en un comunicado.

El estudio explica las relaciones evolutivas que han tenido el león, el tigre, el leopardo y el leopardo de las nieves desde su diversificación, hace 4,6 millones de años, y revela que su árbol genealógico varía considerablemente en diferentes partes de sus genomas.

Este descubrimiento pone de manifiesto la hibridación histórica que ha existido entre las diferentes especies de grandes felinos del género Panthera, y se cree que este proceso podría haber contribuido a su supervivencia a largo plazo.

Los datos genómicos indican que todas estas especies habrían sufrido un descenso poblacional en los últimos 300.000 años, llevándolas a una pérdida de diversidad genética a lo largo del tiempo.

Uno de los casos de hibridación detectados en este estudio implica al león y al otorongo, y revela que de esta manera se podría haber facilitado la adaptación en una o en las dos especies, recuerda el comunicado.

En el caso del otorongo, al menos dos de los  que evidencian un antiguo cruce muestran haber sido reforzados mediante selección positiva, lo que indica adaptación.

Los investigadores han identificado otros genes con marcas de selección positiva entre los grandes felinos, lo que afecta a características como la visión, el olfato, la reproducción, el metabolismo o el desarrollo.

Entre ellos hay dos genes que solo se encuentran seleccionados en el otorongo, relacionados con el desarrollo del cráneo, y que podrían estar detrás de características propias de esta especie como son su cabeza robusta y su poderosa mordida, que le permiten morder con éxito a reptiles como los caimanes o las grandes tortugas.

Los resultados de este trabajo se están utilizando para llevar a cabo análisis de genómica de poblaciones y sirven para comprender mejor la historia evolutiva de los grandes felinos.

(Fuente: EFE)

LEE MÁS SOBRE OTORONGOS...

TAGS RELACIONADOS