Ricardo Hinojosa Lizárraga


Hace 67 años, en 1948, McKinley Morganfield decidió grabar con Chess Records su propia versión de un clásico tema del Misisipi, Cat Fish Blues. En ese momento había dejado su ciudad natal para instalarse en Chicago, tenía 35 años, bautizaba Rollin´ Stone a la canción e inscribía –con slide y guitarra eléctrica– su alias cantor en la historia del blues y de la música contemporánea: Muddy Waters, “Aguas pantanosas”. En ese momento, Brian Jones tenía apenas seis años. Tendrá 20 cuando, inspirado en el nombre de aquella canción, bautice a su banda: . Y es que Brian soñó siempre con una banda de blues. "The Blues Had A Baby And They Named It Rock And Roll" (El blues tuvo un hijo y lo llamó Rock and roll) cantaba Muddy. Keith Richards y Mick Jagger querían hacer crecer a ese nene. 

"Well, my mother told my father/ just before hmmm, I was born/ “I got a boy child's comin/ He's gonna be, he's gonna be a rollin Stone”. (Y mi madre le dijo a mi padre/ justo antes de que yo naciera/ “tengo un niño viniendo/ el será, el será un “rolling stone”), dice la canción de Muddy Waters que tanto impresionó a Jones.

En la letra podemos notar que el uso del término “rolling stone” es una analogía de su traducción literal: canto rodado, esas piedras susceptibles de dejarse llevar tanto por la corriente de un río como por inesperados movimientos de tierra. En el caso del tema se refiere a un buscavidas, un trotamundos. ¿Qué otra cosa pueden ser considerados, hoy, estos rockeros que a sus más de 70 años siguen sedientos e impenitentes?

Los Rolling Stones hicieron buenas migas con su ídolo: el 22 de noviembre de 1981, la banda asistió al concierto de Muddy Waters en el Checkerboard Lounge de Chicago: terminaron tocando juntos. Un DVD de aquella noche se editó el 2012. Es extraordinario. 

LIMA STONE
Conoce más de los Rolling Stones en nuestro especial. Te contaremos una historia diferente de la banda cada día. 

TAGS RELACIONADOS