Katerina D'Onofrio en "Ausente". Foto: Beatrice Velarde
Katerina D'Onofrio en "Ausente". Foto: Beatrice Velarde
Gabriela Delgado

Hasta antes de la pandemia originada por el Covid-19 y cuya proliferación ha sido un golpe enorme para el arte en general, el teatro se vivía desde una gran sala donde actores y espectadores experimentaban un momento único, una historia, un parlamento; en medio de risas, llantos y emociones. Eso hoy en día ya no existe. Sin embargo, nos vemos en la necesidad de adaptarnos y lo teatral también lo hace de la mano de la tecnología.

Ausente”, una obra protagonizada por y escrita y dirigida por Ernesto Barraza fue concebida en medio de la nueva normalidad haciendo uso de lo que hoy nos rodea más que nunca: nuestra casa y un celular.

Para que nos hable de esta nueva experiencia con la obra virtual, este diario conversó con la protagonista de “Ausente” que abre dos nuevas funciones este 7 y 15 de agosto a través de la plataforma de Joinnus .

Mientras miraba la obra, pensaba cómo la pandemia está obligándonos a cambiar nuestras costumbres y cómo lo teatral también lo hace. En tu caso, como actriz debes interactuar con una cámara de una manera distinta a como se hace en el cine o en la TV y a su vez, el espectador se hace testigo del personaje y de la historia de un modo diferente a como lo hacía en una sala convencional. ¿Cómo acoges este llamado “nuevo tipo de teatro”?

“No lo llamaría teatro. La pandemia efectivamente nos está adaptando y así como se siente que afuera esta nos está limitando en muchas cosas, el arte no debe limitarse. Se ha ido co-creando con el director un lenguaje que no llamaría ni teatro ni cine pero sí rescato la composición de lo audiovisual y de la fotografía. Lo que vemos en “Ausente” sería un auto plano secuencia, en todo caso. Que la pandemia no nos restrinja, que sea un impulso. Tengo que interactuar con la cámara porque el personaje también lo está haciendo pero sí juega con eso, ella se filma, alguien la mira. Es una forma voyerista. Y el arte es esto, crear desde lo que hay. Y acá había un buen texto y una cámara de celular”.

¿Para ti entonces, el teatro debería reinventarse con pandemia o sin ella?

“Siempre. Yo creo que el actor siempre debe continuar creando, indistintamente del formato. Tengo experiencia en el cine, la TV y el teatro y cada uno tiene una energía propia. Más que reinventarse el teatro, porque no puedo hablar por todos mis compañeros actores, hablo como actriz y creo que hay que seguir probando y que el impulso creativo continue”.

Katerina D'Onofrio en "Ausente". Foto: Beatrice Velarde
Katerina D'Onofrio en "Ausente". Foto: Beatrice Velarde

Conversando con otros actores, muchos de ellos ven con optimismo este nuevo formato virtual. ¿Tú que futuro le ves?

“Yo siempre miro con optimismo la mayor parte de cosas que la vida me propone. No solo enmarcaría el teatro, la vida nos está diciendo algo con todo esto. La manera de cuidarnos, la manera de interactuar, la manera de aprovechar cada momento, de no perder otros. La manera de amar, de dejar atrás lo que no sirve. En general para mí ese es el futuro, darle prioridad a lo importante”.

La obra tuvo una buena respuesta del público. Veo que hay un conversatorio después de cada función. ¿Cómo ha sido vivir esa interacción?

“Cuando tú te entregas a un proyecto, yo la verdad trato de no pensar en que es lo que va a pasar y en lo que van a decir. No voy a negar que me entusiasme la respuesta de la gente. A los dos minutos de haber terminado esta obra virtual de mas o menos 25 minutos, yo recién estoy bajando todas las emociones y no veo a nadie. Me veo a mí en una pantalla, de vez en cuando al director. A veces se cruza la señal. Es una cosa muy extraña pero me quedó ahí porque esto es para el público. Pero es rico también escuchar la respuesta porque en este caso no es un teatro donde hay un aplauso ni siquiera las voces de las personas, son textos que lees en un chat. Es de lo más lejano pero hay algo que tú sientes. Si ves que compraron entradas 60 personas o 55, ese es el aplauso y entonces nos quedamos a conversar”.

Katerina D'Onofrio en "Ausente". Foto: Beatrice Velarde
Katerina D'Onofrio en "Ausente". Foto: Beatrice Velarde

Hablemos de la historia en sí de “Ausente”. La presencia de la voz de un vecino rompe con la zona de confort que tu personaje se había creado y a partir de ahí surge una historia. ¿Cómo fue la construcción de esta antisocial y ensimismada mujer que había decidido no generar vínculos con nadie?

“Yo ya venía actuando monólogos online, de pronto el director (Ernesto Barraza) me lanza este texto y lo vi interesante. Si bien yo no tengo vecinos que canten ni mucho menos, siempre me ha causado curiosidad esas personas que de alguna manera no he visto y linkeo esto con algo muy particular y extraño que me pasó a inicios de la cuarentena. Había una persona, no sabía si era hombre o mujer, que comienza a tocar piano. Entonces traté de crearle una imagen. No sabía si era un vecino, vecina o vecine y nunca la había escuchado y me dije: Llevo acá tanto tiempo y nunca he escuchado un piano. Este confinamiento ha hecho que esta persona toque y escuchaba que practicaba y cada vez lo hacia mejor hasta que un día paró. Y de pronto cuando me llega este texto dije: Caray! ¿Y qué fue de la chico o chica del piano?. Yo imaginaba las manos y luego el texto hablaba de las manos. Y le dije al director vamos agarrarnos de ahí. Efectivamente, el personaje rompe con una zona de confort porque este siempre se creyó independiente y de repente comienza a depender de un sonido, de una música. Y volviendo a mi experiencia, yo de pronto me ponía a pensar, porque esta persona ya no toca el piano hoy”.

La soledad de tu personaje, el confinamiento parecen verse afectados y crean todo este tipo de “historia de amor”. ¿Crees que este nuevo tipo de normalidad juega con nuestro cerebro de una manera en particular?

“Totalmente. Y no solo juega con nuestro cerebro sino con nuestras emociones de otra manera. Estamos siendo afectados definitivamente. Yo trato en lo posible de no salir mucho y que mi mundo sea este. Creo que lo bueno, entre comillas, es que hace un buen tiempo ya lo había decidido así. Siento que afuera pasan muchas cosas y prefiero concentrarme en las que a mi me nutran y lo logro estando más conmigo misma que afuera.

"Ausente", Katerina D'Onofrio


Con la construcción del personaje y la historia resuelta. ¿Cómo has vivido o vives estos minutos previos a salir a escena?

“Es mi casa, es un autoplano secuencia. Tengo que estar tan atenta. No perder la concentración porque estoy actuando, soy un personaje, no hay que perder el drama, no perder el internet. Me pasó el otro día que segundos antes de salir a escena, cuando Joinnus me decía: Ya, entras en 4, 3, 2… yo estaba comprando datos porque el internet no llegaba o se pixeleaba en el pasillo. En fin, no saber cuánta gente entra, que el vecino de al lado no me toque la puerta. La otra vez me pasó que yo ponía la oreja en la puerta porque el personaje supuestamente escucha el respiro de su vecino y de pronto, del otro lado, había música a todo volumen. O también me pasó que hay una parte en la obra donde me quito la ropa y tengo a una familia al frente que cena y me imagino que dirá: ¿Y a esta loca qué le pasa? ¿Por qué se pasea por su casa con una cámara y llora y baila y se calatea? Entonces, necesito concentración a la N porque actúas, diriges, compones, y luego hay un conversatorio y todo es en vivo. ¡Cualquier cosa puede pasar!”

Ausente” aborda la historia de una mujer que vive sola y cómoda en su departamento hasta que escucha una voz del vecino de abajo. A partir de ese momento, su vida dará un giro radical. Protagonista: Katerina D’Onofrio Director y escritor: Ernesto Barraza

DATO

“Ausente” se reestrena este viernes 7 y sábado 15 de agosto a las 9:00PM.

PLATAFORMA: Joinnus Live

Entrada General: A través de Joinnus. Precio: S/.20.00 soles. Link


PUEDE INTERESARTE