Módulos Temas Día

Más en El Dominical

Personaje

Dora Mayer: Una erudita en un país en transición

Perseverante y vehemente, Dora Mayer destacó como mujer comprometida política e intelectualmente a inicios del siglo XX.

Dora Mayer

Dora Mayer se ha convertido en  un símbolo del mundo intelectual del país y hoy sus ideas siguen siendo consultadas y admiradas.

Aunque ella y su familia llegaron a nuestro país el 14 de abril de 1873 desde Hamburgo, Alemania, el Perú de Dora Mayer es aquel que sobrevivió a la guerra del Pacífico (1879 - 1883). Dora nació el 12 de marzo de 1868; tenía cinco años cuando cruzó el charco a bordo de la fragata Atalanta y llegó al puerto del Callao, lugar donde se estableció y donde viviría hasta su muerte, el 7 de enero de 1959, a los 91 años.

A un mes de cumplirse el 60 aniversario de su partida, se acaba de publicar Dora Mayer. El sol que disipa las nubes. Textos esenciales, editado por el Fondo Editorial del Congreso, que recoge, en casi 700 páginas, textos sociológicos, filosóficos, literarios y autobiográficos. Sorprende su producción intelectual y periodística, teniendo en cuenta que no pisó escuela alguna. De niña recibió lecciones de sus padres, mientras leía con devoción todo libro al que tuviera acceso. De adulta le fue insuficiente solo nutrirse de conocimiento. Sintió la necesidad de compartirlo con el mundo.

—La pluma y el compromiso—
Decíamos que el Perú de Dora Mayer fue el que sobrevivió a la guerra, y es cierto. Dora se enfrentó a un país cuyas piezas se encontraban dispersas sin tener idea de cómo unirlas, primero desde sus columnas en diversos espacios periodísticos —entre ellos El Comercio y La Crítica, medio fundado por ella—; luego desde sus libros —la primera edición de Estudios sociológicos de la actualidad es de 1907—, y más tarde, de forma más activa, desde la Asociación Pro Indígena, fundada el 20 de noviembre de 1909.

La asociación tenía la intención de ser la mediadora entre los gobiernos y las poblaciones indígenas. De la mano de Joaquín Capelo, profesor sanmarquino, y, al inicio, de Pedro Zulen, filósofo de la misma casa de estudios, la Pro Indígena se mantuvo a flote por más de una década, sobre todo por los esfuerzos de Dora, quien consideraba a los indios como la base de la nación, la producción y el progreso del país.

José Carlos Mariátegui, amigo cercano de Mayer, dijo de la asociación: “La Pro-Indígena sirvió para aportar una serie de fundamentales testimonios al proceso del gamonalismo, determinando y precisando sus tremendas e impunes responsabilidades. Sirvió para promover en el Perú costeño una corriente proindígena, que preludió la actitud de las generaciones posteriores. Y sirvió, sobre todo, para encender una esperanza en la tiniebla andina, agitando la adormecida conciencia indígena. Pero, como la propia Dora Mayer, con su habitual sinceridad lo reconoce, este experimento se cumplió más o menos completamente [...] Demostró que el problema indígena no puede encontrar su solución en una fórmula abstractamente humanitaria, en un movimiento meramente filantrópico”.

Pero lo indígena no fue la única causa que abrazó. Un esbozo feminista se puede encontrar en algunos de sus artículos, aunque ella se distanció pronto de dicho movimiento. Su educación conservadora y su carácter, propio de una mujer criada en un periodo de transición histórico y social, la llevó a apegarse a las ideas tradicional es.

Joel Rojas, filósofo y compilador de los Textos esenciales de Mayer, llama a esto un feminismo maternal, donde aboga por la igualdad de hombre y mujer en la sociedad conyugal, pero se opone a que la mujer desarrolle otras actividades fuera del hogar, situando así a la mujer en el ámbito doméstico y al hombre en el ámbito público. Contradictorio para una mujer cuyo paso por las tribunas públicas de su época no fue desapercibido. Aunque, sinceramente, eso no hace de Dora Mayer una mujer menos intensa e interesante.

Para visitar: 

Dora Mayer, la perseverancia femenina frente a su tiempo
Estará abierta al público hasta fines de enero en el Centro Cultural Inca Garcilaso (jr. Ucayali 391, Lima), de martes a viernes, de 10:00 a 20:00, y sábados, domingos y feriados, de 10:00 a 18:00.
El ingreso es libre. La exposición biobibliográfica recorre las distintas facetas de Dora Mayer y muestra cómo se articularon bajo un pensamiento que se tradujo en acción.



Tags Relacionados:

Dora Mayer

Pedro Zulen

Siglo XX

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada