En el emporio comercial de Gamarra la mayoría acató la orden de inamovilidad durante el censo del domingo. Las tiendas, en su totalidad, permanecieron cerradas. Apenas se vio unos heladeros recorriendo la zona y  alguna que otra persona paseando a su mascota. 

​Por la tarde, algunos vendedores ambulantes comenzaron a arreglar su mercadería. "No creo que venga mucha gente luego de las 5 de la tarde. Pero, por si acaso, nos quedaremos hasta las 7 de la noche", dijeron.

TAGS RELACIONADOS