El proyecto contempla 60 nuevas posiciones de estacionamiento. Juan José Salmón, gerente general de LAP, indicó que con estas obras se busca posicionar al terminal como un nodo aeroportuario en la región. (Imagen: LAP)
El proyecto contempla 60 nuevas posiciones de estacionamiento. Juan José Salmón, gerente general de LAP, indicó que con estas obras se busca posicionar al terminal como un nodo aeroportuario en la región. (Imagen: LAP)
Jorge Malpartida Tabuchi

Coordinador de la Zona General de El Comercio

jorge.malpartida@comercio.com.pe

Luego de casi 18 años de espera y múltiples adendas en el contrato de concesión, ayer el Ejecutivo oficializó la entrega a Lima Airport Partners (LAP) de los terrenos faltantes para que empiecen las obras de ampliación del de Lima.

El proyecto, valorizado en US$1.500 millones, incluirá la construcción de una segunda pista de aterrizaje y despegue y una nueva torre de control. También se levantará un nuevo terminal de pasajeros, tres veces más grande que el actual, que permitirá descongestionar al aeropuerto que ya ha sobrepasado su capacidad.

Durante la ceremonia en la que se suscribió el acta de entrega de los predios, el presidente de la República, Martín Vizcarra, indicó que desde la firma del contrato de concesión, en febrero del 2001, cuando el aeropuerto recibía 4 millones de pasajeros al año, se acordó entregar los terrenos.

“¿Cuánto tiempo ha pasado? Casi 18 años para cumplir un compromiso que el Estado tenía […]. Han pasado cuatro presidentes y no se entregaba el terreno para ampliar el aeropuerto. Se pasó de 4 a 23 millones de pasajeros anuales [cifra estimada al finalizar este 2018]”, dijo.

—Mejoras necesarias—
Las instalaciones del actual aeropuerto ocupan 2 millones de m2 y fueron planificadas para atender a 10 millones de usuarios al año. Debido a las actuales limitaciones de espacio, de acuerdo con las últimas mediciones del Ositrán, varias áreas no cumplen los niveles óptimos de servicio. Los pasajeros esperan más tiempo de lo debido en el ‘check in’, controles de seguridad y Migraciones.

Tampoco hay asientos suficientes en el hall de espera y en las salas de embarque los espacios son muy pequeños. Las aerolíneas también reportan deficiencias en las operaciones. En horas punta –dicen– la congestión genera retrasos en los vuelos de hasta 40 minutos.

Litigio pendiente​

- Aún están en litigio seis hectáreas pertenecientes a la sucesión de José Valle Skinner. Según Enrique Ghersi, abogado de la familia, este proceso no impide que las obras se inicien.
- “La familia solo pide que el Estado proceda con la expropiación y pague el justiprecio. No tienen pretensiones de propiedad”, dice.
- En junio pasado el Poder Judicial falló a favor de la familia y ordenó el pago. El MTC apeló. Este ministerio no respondió para esta nota.

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) informó que, luego de la ampliación, el terminal aéreo tendrá 9 millones de m2 de área y podrá recibir a 30 millones de pasajeros al año, con posibilidad de expandir se. El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Rogers Valencia, declaró que para el 2030 se espera que al Jorge Chávez lleguen 40 millones de usuarios anuales.

Además, el MTC señaló que se tendrán 60 nuevas posiciones de estacionamiento para aeronaves (que se sumarán a las 54 que hoy funcionan). El presidente Vizcarra indicó que además habrá una inversión privada de US$600 millones en hoteles, centros de convenciones y comercios que se instalarán en los alrededores de la nueva infraestructura.

La concesionaria LAP informó que los trabajos de ampliación comenzarán en diciembre próximo con la remediación ambiental de los terrenos. Este proceso, que durará ocho meses, permitirá la remoción de contaminantes del área de intervención. Después, se hará el movimiento de tierras en el segundo trimestre del 2019. Según la adenda 7 del contrato, la pista de aterrizaje estaría lista en el primer trimestre de 2022, y el terminal en el último trimestre de 2023.

Lee también: