Aunque las cifras de fallecidos han ido disminuyendo, el Perú reportó en agosto la mayor tasa de mortalidad por el virus en el mundo: 88 por cada 100 mil habitantes. (César Campos / Archivo GEC)
Aunque las cifras de fallecidos han ido disminuyendo, el Perú reportó en agosto la mayor tasa de mortalidad por el virus en el mundo: 88 por cada 100 mil habitantes. (César Campos / Archivo GEC)
Redacción EC

Las cifras oficiales de fallecimientos por el COVID-19 siguen en constante descenso en nuestro país. A la fecha, el ha reportado un total de 29.976 víctimas por la pandemia en su sala situacional, donde se incluyen los decesos que tienen como causa de muerte confirmada la infección por coronavirus.

MIRA: Minsa reporta 138 nuevos decesos por COVID-19 y el número acumulado de fallecidos llega a 29.976

De la contabilización total de muertos, 1.032 fueron registrados en la primera semana de setiembre, por lo que el promedio diario de fallecidos asciende a 147 en lo que va de este mes. Este número es 28% menor que el reportado en la primera semana de agosto, cuando cada día fallecían un promedio de 205 personas; y 19% menor respecto al del mismo período de julio (182 casos diarios).

Este decrecimiento también se evidencia en que, en el transcurso de setiembre, no se ha sobrepasado la barrera de 200 muertos por el virus al día (el máximo pico del mes fue el miércoles último, con 191 decesos). El récord se alcanzó el 9 de agosto pasado, cuando murieron 228 personas en 24 horas.

El Minsa ha informado en varias ocasiones que el registro oficial de la pandemia y la data del Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) –que incluye todos los fallecimientos del país por cualquier causa– están en constante revisión y actualización, a fin de evitar un mayor subregistro.

Pero las cifras mensuales de decesos publicadas en el Sinadef también muestran una disminución considerable. El Comercio informó que en agosto se registró, por primera vez desde el inicio de la pandemia, una disminución en el total de fallecimientos en el Perú: durante el mes pasado, el número llegó a 26.520; es decir, un 6,1% menos en comparación a julio.

Según esta plataforma, en marzo ocurrieron 9.773 decesos, mientras que en abril la cifra aumentó a 12.898 (+32%). En mayo, el número de fallecimientos prácticamente se duplicó respecto al mes anterior y pasó a 25.086 (+94,5%). La situación empeoró en junio y julio, con 26.861 y 28.236 muertes, respectivamente.

VIDEO RECOMENDADO

Interviene a 37 personas por participar en fiestas clandestinas en el Callao y Lurín
Agentes de la Policía Nacional del Perú detuvieron a 37 personas que participaban de fiestas clandestinas en los distritos del Callao y Lurín

—Escenarios—

Expertos consultados por este Diario coincidieron en que, si bien es cierto que las cifras del COVID-19 en el país están disminuyendo, no se puede hablar aún de una tendencia a la baja, ya que para ello se requiere una evaluación en un período mayor, y este decrecimiento sostenido apenas se registra desde la segunda quincena de agosto.

Daniel Neyra, experto en salud pública y miembro del comité científico del Colegio Médico del Perú, explicó que el descenso de fallecimientos puede responder a que se está realizando un diagnóstico rápido en los centros de salud frente a los casos de COVID-19,lo que representa una mejora en la contención del virus.

“El manejo médico es más efectivo en comparación al inicio de la pandemia en marzo, cuando el virus todavía era bastante desconocido y no había mayores estudios. Hay más destreza en la atención. Sin embargo, no hay que olvidar que el Perú sigue siendo el país con la mayor tasa de letalidad del mundo [88 fallecidos por cada 100 mil habitantes en agosto], y que incluso el promedio de 149 muertos al día en setiembre es bastante alto. La meta es llegar a la mortalidad cero, y fortalecer las medidas de prevención para evitar un rebrote”, dijo.

El científico computacional Ragi Burhum indicó recientemente a El Comercio que la evaluación de los registros también debe ser focalizada, ya que cada localidad del país tiene una dinámica distinta frente a la pandemia. Por ejemplo, aunque las cifras del Sinadef muestran una reducción de decesos como total nacional, en regiones como Puno y Cusco “están disparadas hacia arriba, mientras que las del Callao están bajando”.