La periodista argentina Viviana Canosa bebiendo dióxido de cloro ante cámaras. (Fuente: Canal 9)
La periodista argentina Viviana Canosa bebiendo dióxido de cloro ante cámaras. (Fuente: Canal 9)
Pedro Ortiz Bisso

Jefe de edición impresa

pedro.ortiz@comercio.com.pe

El pasado miércoles 5 de agosto, los televidentes del programa argentino “Nada personal” vieron a su conductora beber un blanqueador del pico de una botella de plástico.

“Voy a tomar un poquito de mi CDS, oxigena la sangre, viene divino”, dijo Viviana Canosa, una periodista de larga trayectoria en la televisión de su país. Tomó un sorbo y despidió su programa.

El CDS es el tristemente célebre dióxido de cloro, un químico usado como blanqueador y desinfectante, que gente como Canosa cree que cura y previene el COVID-19.

Las críticas de la comunidad científica argentina cayeron como un huracán sobre la periodista quien, sin inmutarse, respondió por Twitter: “Dejen de quitarnos la paz, infectólogos mediáticos. Abandonen la tele.. y estudien.. ya pasaron 5 meses. Contagien confianza…”. Soberbia e ignorancia en un solo tuit.

En pocas semanas, Argentina ha pasado de ser un país modelo en el control de la pandemia, a uno en que las muertes y contagios parecen haberse salido de control. Ayer sumó 159 fallecidos y 7.369 nuevos casos.

Allí también hay cuarentena, cientos de críticas a las autoridades sanitarias y mucha desesperación, esa que le abre ventanas a gente como Canosa, quien insistió en su posición: “¡No vivan de acuerdo a la información que reciben! Averigüen, investiguen. No sean manipulados. Tu vida cambia cuando perdés el miedo y despertás. Los barcos grandes salen en las tormentas fuertes. Feliz domingo!!”. Algo así como Miguel Bosé, pero en versión rioplatense.

No son los únicos. Ayer, el gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, volvió a la carga y le pidió al Congreso que permita el uso del dióxido de cloro. “¿Y cómo se consume la Coca-Cola que es más tóxica que el dióxido de cloro? ¿Acaso porque es una transnacional con mucho poder?”, dijo con su habitual desfachatez.

Para vencer a la pandemia, hay que actuar de la mano de la ciencia y espantar las voces de los insensatos que ofrecen pócimas mágicas para curar los males de ocasión. Antes eran el VIH y el cáncer, hoy es el COVID-19 ¿Cómo se vence al virus? Por ahora usando mascarillas, manteniendo la distancia social y lavándose las manos con agua y jabón. Nada más.