Metallica en Lima: el show que sus fans siempre soñaron
Metallica en Lima: el show que sus fans siempre soñaron

DIEGO PAJARES

Los maestros del metal volvieron a pisar suelo peruano y sí que dejaron bien marcada su huella. No habrá llenado el Estadio Nacional, pero Metallica tiene seguidores fieles. Fanáticos con esa devoción y fidelidad que uno solo ve en los metaleros.

Entonces comprendimos que no se trataba de cantidad, sino de calidad. El público asistente eligió el setlist de la noche gracias a esta gira "By Request" que emprendieron hace unos días los liderados por James Hetfield.

A las 9:15 p.m. se apagaron las luces y tras el video de presentación de la gira, se escuchó "The Ecstasy of Gold", melodía de Ennio Morricone que Metallica ha adoptado, con su respectiva versión metal. Pero esta vez solo se trataba de un fondo musical para que tanto Hetfield como Lars Ulrich, Kirk Hammett y Robert Trujillo aparecieran sobre el escenario delante de unas gigantescas pantallas multimedia.

La banda comenzó con la pierna en alto. "Battery", "Master of Puppets" y "Welcome Home (Sanitarium)" abrieron el camino. La segunda fue coreada de principio a fin por el público, el cual iba calentando su garganta para las poco más de dos horas de show. "¿Cómo estás, Perú? Metallica está muy feliz de encontrarse con su familia en el Perú", saludó Herfield.

Los ya clásicos "olé, olé, olé... Metallica" comenzaron a sonar y el vocalista correspondió. "¡Wow! No necesito cantar más, ustedes acaban de hacerlo hermoso", sostuvo.

"The Unforgiven" bajaría un poco las revoluciones, pero solo para guardar energías para la presentación en sociedad de un nuevo tema: "Lords of Summer". Curiosamente, Hetfield se equivocó al comenzar la canción y, tras pedir disculpas, dio la indicación para volver a empezar. "Mi error", dijo.

Al terminar "...And Justice for All" pasaría el primer fanático al escenario. A ambos lados del mismo se encontraban alrededor de 30 seguidores que tuvieron la suerte de ver mucho más de cerca a la banda. El afortunado, de nombre Manuel, escogió cuál de lo temas del setlist continuaría: "The Four Horsemen".

Sobre el escenario, Metallica parecía una banda de chibolos. Robert Trujillo demostraba su talento con el bajo mientras Ulrich se mantenía incansable tras la batería. Los punteos de Hammett atravesaban nuestros oídos y Hetfield cantaba hasta en tres micrófonos distintos ubicados en tres extremos del escenario. Fue el momento de "Wiplash", "One", la instrumental "Orion" y "Ride The Lightning".

El segundo fanático de la noche pasó al centro y tras bromear con Hetfield pidió continuar con "Fight Fire With Fire". Un impresionante espectáculo de fuegos artificiales acompañó este momento del concierto ante la sorpresa de los fanáticos.

"Enter Sandman" desató la histeria colectiva hacia el final del concierto, el cual cerró con "Seek And Destroy". Que Metallica vuelva siempre.