Clinton vs. Trump: La elección más difícil en Estados Unidos
Clinton vs. Trump: La elección más difícil en Estados Unidos
Gisella López Lenci

COLUMBUS, OHIO. Lo que experimentan los estadounidenses con estos peculiares, complicados e históricos comicios es lo que en el Perú y Latinoamérica conocemos de memoria: elegir al menos malo. De un bando o del otro, quieren evitar la catástrofe.

Para los opositores a , la llegada a la Casa Blanca del candidato -considerado un populista que está lejos de representar los valores conservadores y tradicionales del Partido Republicano– mostrará la peor cara de Estados Unidos al mundo.
Le achacan falta de preparación, desinterés por los hechos y actitudes demagógicas, discriminatorias y misóginas más que suficientes para no considerarlo apto para el cargo más importante del país y del planeta.

Para sus seguidores, él representa el cambio y su protesta ante el ‘establishment’ político en Washington que ha marginado a una parte importante de la población, sobre todo de la clase trabajadora blanca. Y para ellos, es la más alta representante de ese statu quo, además de arrastrar un historial vinculado a grandes corporaciones y negocios poco claros respecto a la fundación humanitaria de su familia y el escándalo de los correos electrónicos.

Dos visiones que pasado mañana, el día decisivo, van a colisionar.

--– Los votantes de uno y otra –--

Clinton y Trump llegan al final con dos objetivos: tratar de convencer a los indecisos y a los desinteresados de que el martes tienen que salir a votar, o apurarlos a registrarse para que puedan votar anticipadamente.

“Tenemos más barreras que romper con su ayuda y asuntos que no se han terminado. Por eso les pido que vayan a votar”, dijo Clinton antenoche al final de un concierto en Cleveland, Ohio, adonde asistió El Comercio, y donde el plato fuerte fueron Beyoncé y Jay-Z. La pareja de músicos, amigos de la familia Obama, realizó este evento gratuito para alentar el voto a favor de la candidata demócrata.

“¿Estás acá por Beyoncé o por Hillary?”, le preguntamos a una de las asistentes –la mayoría eran afroamericanos– que no cesaba de bailar y cantar en el Wolstein Center. “¿En el concierto? Por Jay-Z y Beyoncé, pero sí voy a votar por Hillary”.

Al sur del estado, en Wilmington, el escenario era radicalmente distinto. “Yo estoy acá por mi cuenta. No he traído ni a JLo ni a Jay-Z. No hay piano, guitarra. Solo yo”, dijo Trump ante sus seguidores, que, a diferencia del concierto en Cleveland, eran blancos y, en su mayoría, de edad avanzada.

El Comercio no tuvo acceso al evento, pero sí pudo conversar con partidarios del magnate republicano.

Una de ellas, Molly, vestía un peculiar polo con la foto de Mónica Lewinsky, la becaria que protagonizó un escándalo sexual con Bill Clinton, esposo de Hillary

“Voy a votar por Trump porque es honesto. No miente. Y quiere construir el muro”. Su hijo, Sean, remata: “Él no tiene miedo de bombardear. Ni miedo de estar a cargo, de liderar el país, de hacernos fuertes”.

--– Estrategias distintas –--

Además de polarizar al país, este proceso ha mostrado la crisis en el Partido Republicano. Mientras Trump pasa sus últimos momentos de campaña en presentaciones por su cuenta, y casi exclusivamente con el apoyo de su candidato vicepresidencial, Mike Pence, Clinton cuenta con el apoyo del presidente Barack Obama y su esposa Michelle, además del aparato del Partido Demócrata a su disposición, incluido el espaldarazo de Bernie Sanders, el candidato sorpresa en las primarias demócratas y que caló en el ánimo de los más jóvenes y progresistas.

Pese a ello, Clinton no ha conseguido entusiasmar a muchos indecisos que la siguen viendo con desconfianza y que podrían inclinar la balanza. Y de eso se ufana Trump: de haber logrado convencer a muchos pese a su discurso, y sin tener casi el apoyo de los más altos miembros de su partido.

Como explica el académico Paul Beck, profesor de la Universidad Estatal de Ohio, “aunque Trump gane las elecciones, el Partido Republicano está perdiendo su futuro, porque los jóvenes estadounidenses cada vez son menos republicanos”.

A dos días de los comicios, los estadounidenses solo quieren que esta larga historia termine. Su destino, y el del mundo, está en manos de los dos candidatos menos populares de su historia. Y eso no los entusiasma.

--- Frente a frente ---


EL VOTO DE ALGUNOS RIVALES

“Muchos republicanos, sobre todo los moderados, no lo dirán en público, pero prefieren votar por Clinton. Ese porcentaje es más alto de lo que se dice. Confío en un triunfo contundente que sea un mensaje al Partido Republicano, que no vuelva a tener un candidato tan poco serio”.

David Pepper, presidente del Partido Demócrata en Ohio

RUMORES DE RENDICIÓN

“Trump ha visitado Ohio unas 10 veces y Clinton apenas una, incluso había rumores de que se había rendido en este estado. El tema de política exterior es muy importante. Muchos que temen al Estado Islámico ven a Trump como más agresivo y decidido
para afrontar el problema”.

Brittany Warner, directora de comunicaciones del Partido Republicano

 
TE PUEDE INTERESAR...
Trump no cree en encuestas: "Estamos ganando en muchos estados"
LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO