Módulos Temas Día

La dura realidad de las mujeres que hacen rock en el Perú

Los problemas de las rockeras en el Perú: ninguneo en festivales, acoso de trolls en redes, amenazas de violencia sexual y de muerte, y hasta agresiones en conciertos

A Diana Foronda, cantante de la banda de metal Área 7, la han amenazado con violarla y matarla tantas veces que ya no las puede contar. Se queda callada un rato, en un ejercicio de memoria inoportuna. Quizá ahora, en un grupo de Facebook o de WhatsApp, cuando estas líneas sean leídas, alguien se ponga a escribir algo en contra de ella. “He sido amenazada desde que opté por ser música. Las mujeres no somos bienvenidas. Esto es como un club de hombres”, dice. Tenía 18 años cuando armó la banda con su hermana y los comentarios que leía en su computadora eran ‘qué buen tubo’ o ‘váyanse mejor a la cocina’. Otros eran más propositivos: de frente les ponían ‘las vamos a matar’. “Puedes pensar que solo son palabras, pero te afectan”. En esa época, cuando la prensa las llamaba para las fotos, ponían el rostro severo. Luego, a solas, leían lo que les escribían y se ponían a llorar.

Hubo una vez en que esas amenazas escalaron tanto que la llevaron a una depresión que le duró meses. Fue en octubre del 2016, cuando renunciaron a ser teloneras de la banda norteamericana Slipknot, tras meses de recibir insultos por parte de los fans de esta banda. El contenido que leían era el mismo: las vamos a violar, las vamos a matar. La paranoia la llevó a contratar a un VIP para que revise mochilas en sus conciertos, por si aparecía un arma de fuego. “Esa época fue la más horrible de mi vida. Siempre dije que su negatividad no me iba a afectar, pero fue demasiado. Me enfermé”.

MACHISMO EN LA ESCENA ROCK

A inicios de mes, la cantautora peruana Julieta Azul, hija del destacado artista Eduardo Tokeshi, recibió una amenaza de muerte en Internet por parte de un desequilibrado que obligó a su familia a pedir garantías. Y la semana pasada, la cantante y compositora Pamela Rodríguez, con sus siete meses de embarazo, recibió un tratamiento no más amable cuando preguntó en su muro de Facebook por la ausencia de mujeres en los festivales de rock. La llamaron ‘feminazi’, ‘perra’ y que la querían agarrar a latigazos para que aprenda. “Hay toda una cultura de no dejar que la mujer opine en público. Lo que veo es un tema muy gordo de machismo: el mensaje es ‘tú no perteneces acá’, no es que las mujeres no tengamos calidad o convocatoria para un festival”. 

No es la primera vez que Pamela recibe amenazas por Internet. En mayo del 2017, un video en el que invitaba a sus seguidores a un concierto suyo recibió un lodazal de comentarios sexuales, por no haberse puesto sostén bajo la blusa. “Es el video más visto de mi carrera, creo [ríe]. Me ponían que me iban a chupar los pezones, que en el concierto me los iban a agarrar”. Y hay un caso, todavía más patológico, de un tipo que de vez en cuando le manda fotos de su pene erecto. Coge su celular y busca la miseria para enseñarla. “Me mato de risa, además, porque tremendo adefesio que tiene. Ni siquiera está chévere”, dice y estalla en carcajadas. 

¡NO ME TOQUES!

Katia de la Cruz, tecladista de la banda Moldes, recuerda un episodio fuerte que le ocurrió hace algunos años en el Centro de Lima. “Se subió un tipo que estaba ebrio al escenario y me quiso agarrar los senos. Lo empujé y se molestó. Quiso pegarme como si él fuera la víctima”. El hecho lo tenía olvidado en un desván de su memoria, pero llega durante la charla. Confiesa que por ser mujer ha recibido más agresiones siendo parte del público que en una tarima, como cuando a la edad de 16 años un chico le arrojó un vaso con orina por negarse a hablar con él. “Y no existe mujer a la que no le hayan metido la mano en un ‘pogo’. Da mucha impotencia”, añade. 

En una sociedad peruana que ha normalizado el machismo, como afirman las consultadas, es evidente que este se refleje también en la escena. “Se siente un grado de violencia en los conciertos o en redes por el grado de exposición que tenemos los artistas, pero muchas veces hay machismo también por nuestros propios compañeros músicos, que no lo hacen por mala gente, porque nos quieren, sino por la educación que han recibido”. 

A muchos hombres les cuesta creer que las mujeres escriben sus letras o hacen sus canciones y sus producciones, sin ayuda de nadie. “No creen que somos capaces de tocar nuestros equipos. Una vez un técnico nos preguntó si hacíamos finta. Y encima era un concierto por el día de la No Violencia a la Mujer”, dice Talía Vega, de la banda Menores, a la periodista Ana Núñez para esta nota. Les ha pasado que si un día suenan mal, por un problema de equipos, les dicen “pero se les veía lindas”. “Eso no es lo que nos interesa, sino que lo que hagamos se comunique bien”. La banda también ha recibido su cuota de insultos en redes sociales. Recuerda un comentario en YouTube en un video suyo. Le habían escrito: “A esta chica me la violo”. Les molesta mucho, claro, pero no menos que no las crean músicas competentes.

La mayoría de agresiones descritas en esta nota son susceptibles de una sanción, asegura la abogada Beatriz Ramírez, especialista en derechos de las mujeres. “Tocar a una mujer sin su consentimiento, por ejemplo en un concierto, califica como acto contra el pudor por el artículo 176 del Código Penal. Luego está el artículo 122 B, relativo a la agresión a la mujer, que las protege de violencia física y psicológica, hasta de una cachetada, que antes no era delito”. Y eso incluiría a las amenazas por redes sociales, si es que se prueba que afectan psicológicamente a las denunciantes. Según modificatoria reciente del Código Penal, los delitos contra la mujer reciben prisión efectiva, no suspendida.

Una iniciativa a tomar en cuenta para mejorar la posición de las mujeres en la escena musical es la que propone el proyecto Warmi Rock Camp (www.warmirockcamp.org), que desde hace tres años instruye a niñas de colegios en Lima sobre cómo armar una banda de rock, cómo tocar instrumentos y hacer canciones. Dato importante: las profesoras son mujeres músicas de la escena. “Queremos contribuir al empoderamiento de la mujer en este campo y romper el estereotipo. Que las niñas puedan ver a mujeres reales tocando es muy importante, para que tengan ejemplos”, anota la directora Natalia Vajda, guitarrista en Mercury Toys. Es un pequeño paso para tratar de ecualizar la desigualdades en la escena y terminar con ciertas taras que no deberían tener cabida en un entorno liberador como corresponde al arte.

Lea la nota completa hoy en la edición impresa de la revista Somos.

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada