“Quería estudiar y trabajar en algo que me diera libertad”
“Quería estudiar y trabajar en algo que me diera libertad”

 

En el Perú el desarrollo de la ciencia va a paso lento, comparado con otros países de la región. Y hace 70 años el ser científico era un logro que muy pocos podían conseguir, sobre todo una mujer. Sin embargo, María Luisa Aguilar Hurtado, una joven de Jauja, pudo entrar en este grupo y se convirtió en la del país. Lamentablemente, Aguilar falleció el pasado jueves, a los 77 años, víctima del cáncer.

En una entrevista que tuvo con El Comercio en el 2009, la no solo mostró su sabiduría y sencillez, sino también un enorme amor por la libertad y fue precisamente ese amor el que la impulsó a explorar los confines del universo.

“Quería estudiar y trabajar en algo que me diera ese sentido de la libertad que había aprendido en tantas lecturas”, comentó la experta. Y al final fue la astronomía la carrera que escogió para buscar ese ansiado camino. “El astrónomo, como todos los científicos, elige su trabajo de investigación, nadie le dice cómo tiene que hacerlo. Es libre en su creación” .


UN DURO CAMINO

Cuando Aguilar decidió convertirse en astrónoma, esa ciencia solo se enseñaba en Japón, EE.UU. y Argentina. Escogió este último lugar, donde se graduó en 1968. Desde ese año, se encargó de impulsar esa carrera en el Perú, durante una época en la que recién se daba inicio a la era espacial.

Sus logros le valieron la medalla de honor José Antonio Encinas, con la cual la Derrama Magisterial reconoce el trabajo y la trayectoria de los maestros más destacados del país.


VOCACIÓN DE DOCENTE

El pasado 6 de octubre, María Luisa Aguilar cumplió 45 años de servicio como profesora principal en la Facultad de Ciencias Físicas de Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).


SU IMPULSO
En su conversación con El Comercio, la astrónoma remarcó que su padre le inculcó la pasión por leer y por siempre aprender un poco más.


El ÚLTIMO ADIÓS
El velatorio de María Luisa Aguilar se realizó el viernes en la Casona de la Universidad de San Marcos y fue cremada en el Centro Funerario.