Según los expertos, la mayoría de las verduras se pueden congelar, excepto aquellas que contienen mucha agua. (Foto: Indurama)
Según los expertos, la mayoría de las verduras se pueden congelar, excepto aquellas que contienen mucha agua. (Foto: Indurama)
Redacción EC

Las son uno de los alimentos más recomendados para el consumo de las personas, debido a que aseguran los niveles adecuados de líquido en el organismo evitando la deshidratación ante las altas temperaturas.

Sin embargo, de acuerdo con el Ministerio de Salud, menos del 12% de peruanos consume la cantidad de frutas y verduras recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Una de las principales razones del bajo consumo radica en que las personas consideran que tanto las frutas como las verduras se malogran muy rápido, más aún en verano”, indica Lesly Fajardo, coordinadora de Calidad de Indurama.

A raíz de esto, el especialista comenta que es fundamental contar con una o congeladora que cuente con buenas características, más aún si se trata de un negocio como restaurante o catering. “Aspectos como una alta capacidad de enfriamiento, mayor conservación de alimentos, gran eficiencia, entre otros; son muy bien valorados por los clientes”, puntualiza el especialista, quien nos comenta cómo congelar las verduras sin que pierdan sus propiedades:

  • Identifica qué verduras se pueden congelar: Según los expertos, la mayoría de las verduras se pueden congelar, excepto aquellas que contienen mucha agua, como el apio, la lechuga o los pepinos, porque crearán cristales de hielo y al descongelar la textura del vegetal cambiará.
  • Uso eficiente y óptimo de tu refrigerador-congelador: La temperatura ideal para mantener las verduras congeladas correctamente es a -18°C o una temperatura inferior. Por ello, la especialista recomienda mantener el control de temperatura de la refrigeradora - congeladora en la posición media cuando se tengan alimentos almacenados y en posición media/alta cuando se tenga gran cantidad de alimentos en el interior. Se debe evitar cubrir los ductos de circulación de aire frío ya que podrían reducir la capacidad de enfriamiento.
  • Escalda antes de envasar: Escalda o hierve las verduras durante unos minutos, así se destruyen los microorganismos y se preparan para ser congeladas, sin perder sus propiedades, nutrientes ni sabor. Si las verduras no se calientan totalmente, las enzimas siguen activas en el congelador y van desarrollando mal sabor, decolorándose o endureciéndose. Las verduras se suavizan al calentarse y esto hace que sea más fácil envasarlas antes de entrar al congelador.
  • Conservarlas en un envase hermético: Finalmente, el último paso para congelar correctamente los vegetales es el almacenamiento. Fajardo comenta que el aire genera que los vegetales pierdan humedad, se quemen y pierdan sabor. “Es crucial conservar las verduras en una bolsa hermética o sellarlas al vacío para poder tener buenos resultados y mantenerlas por varios meses”, concluye.