Claudia Inga Martínez

Si bien las de salones de se siguen expandiendo y su penetración ha aumentado en los últimos cinco años, aún las consumidoras limeñas prefieren a su peluquería local. Así lo muestra un reciente estudio de la consultora Invera.


¿Por qué? Según el reporte, las consumidoras afirman que siguen optando por los salones locales por la confianza que tienen con ‘su’ estilista, la ubicación y por el factor precio. Para Silvia Díaz, directora regional de Invera, los usuarios valoran mucho esa conexión emocional y de confianza que generan con el estilista y que se traslada al resultado del servicio. 

Asimismo, buscan que su salón tenga horarios que se acomoden a su ritmo de vida y se ubiquen cerca de sus casas o centro de trabajo.

El precio no es un tema menor. De acuerdo a la consultora, el precio promedio  de un corte de cabello en una peluquería de barrio es S/10,8; mientras que en una cadena es de S/38,1, casi cuatro veces más.

“Sin duda, estos son retos para las grandes cadenas, que pueden convertirse en oportunidades para conectar más con el cliente”, explica Díaz.

Por ejemplo, la ejecutiva señala que las cadenas pueden afinar su proceso de expansión en la capital, entre otras cosas, siendo más agresivas en precios o con paquetes más atractivos .

A la par, trabajar en generar una conexión con la marca que sea tan fuerte que los usuarios se decidan por dejar a su salón de siempre. 

Del mismo modo, Díaz recomienda que las cadenas refuercen las fortalezas que las consumidoras reconocen en ellas como tener un personal especializado, asesoría profesional y el uso de productos de calidad. 

Más belleza
Los servicios estéticos más demandados en un salón de belleza son corte y pintado de cabello (ver infografía). Y si bien la mayoría de clientas opta por ir a un salón de belleza local para hacerse estos retoques, el 26% de las consultadas se pinta el cabello en casa con productos que adquieren por su cuenta. 

No obstante, hay servicios con mayor penetración en las cadenas de salones, como tratamientos faciales y laceados de cabello.

Esta última es una oportunidad para que sus estrategias se dirijan a potenciar estos servicios y a apuntar a ser más competitivos en los servicios donde aún tienen largo techo para crecer.

Las más pedidas
Dentro de los salones de belleza, Invera encontró que Montalvo (51 locales) y Marco Aldany (30 sedes) son las cadenas más visitadas por los limeños. 

Además de los atributos propios de cada cadena en cuanto a calidad y profesionalismo, la ejecutiva lo atribuye también a la presencia (número de locales) de cada marca, ya que la cercanía es altamente valorada por los usuarios.  

No solo eso. Ambas cadenas ya gozan de un posicionamiento en el mercado en los diferentes niveles socioeconómicos.

Hasta el momento, se calcula que en la capital existen entre 13 mil y 15 mil salones de belleza, tanto si hablamos de las grandes cadenas como de salones individuales. Cada año, el sector crece por encima del 10%.

Las limeñas afirman que optan por su salón de belleza local por la confianza  con su estilista y la cercanía.

TAGS RELACIONADOS