El gobierno debe mejorar la capacidad de red en el mundo conectado y la cobertura de red en el mundo no conectado. (Foto: iStock)
El gobierno debe mejorar la capacidad de red en el mundo conectado y la cobertura de red en el mundo no conectado. (Foto: iStock)
Christian Lengua

Según el último reporte del INEI, en octubre el PBI nacional se contrajo solo 3,79%, es decir su menor retroceso en los últimos ocho meses. Dentro de los sectores que se mantuvieron en azul están el agropecuario, pesca, construcción, financiero y telecomunicaciones.

Este último mostró en octubre un crecimiento de 6,7% comparado con octubre 2019, mientras que en el acumulado de enero a octubre de este año aumentó un 4,4% con respecto al mismo periodo del año anterior. ¿Cómo se explica esta cifra en el sector?

Carlos Huamán, CEO de DN Consultores y experto en telecomunicaciones, inició explicando que el nombre del sector, según definición del INEI es “Telecomunicaciones y otros servicios de la comunicación”. Es decir, se incluyen por ejemplo publicación de libros, producción cinematográfica, servicios de consultoría informática, entre otros.

Pero si uno desglosa la cifra, de ese 6,7%, un 10% corresponde a telecomunicaciones (vale decir, los servicios de telefonía fija y móvil, internet fijo y móvil y TV paga), mientras que los servicios de información están en negativo.

“Tanto el tráfico de internet como de telefonía móvil han crecido por encima del 10%, y de manera sostenida durante todo el año. Es importante distinguir entre tráfico y número de líneas, porque el número de líneas no ha crecido ni los suscriptores a Internet”, precisó Huamán.

Sumado a esto, el experto acotó que los precios están bajando. Por ejemplo, en móvil el tráfico de llamadas puede haber aumentado 30%, pero si tienes un plan ilimitado sigues pagando lo mismo. Lo mismo pasa con internet y la tarifa flat. Por ello, según los estimados de DN Consultores, este año los ingresos van a ser los más bajos de la década para las empresas del sector.

¿Por qué se da esta paradoja? Porque el PBI no mide ingresos, mide volúmenes. “Hay una disociación entre el PBI y el desempeño del sector. Porque el tráfico crece mucho, pero las suscripciones no crecen, están estancadas y los precios caen. Además, para sostener ese mayor tráfico se incurre en más costo, porque tienes que expandir la red”, sostuvo Huamán.

Añadió que por todo lo dicho, es necesario que el INEI redefina el cálculo del PBI en el sector telecomunicaciones, para que no conduzca a una interpretación imprecisa.

BALANCE DEL AÑO

Con respecto al 2019, ha sido un año difícil porque el sector ha tenido que responder ante un incremento de la demanda de tráfico inédito e inesperado, y además en una situación de cuarentena, estimó Huamán.

Refirió que para que el internet no caiga ha habido un esfuerzo de los operadores y al mismo tiempo tuvo una generación de ingresos muy afectada, porque hubo ciertas disposiciones regulatorias que afectaron la cobranza de los operadores.

“Pero al mismo tiempo hay un oportunidad de cara al año próximo, porque hay una serie de medidas que este gobierno de transición y sobre todo el que venga debe mejorar: la capacidad de red en el mundo conectado y la cobertura de red en el mundo no conectado. Para que el Internet llegue a todos”, explicó.

RETO 2021

Alejandro Jiménez Morales, ex gerente general del Osiptel, coincidió en la necesidad de dar conectividad a los usuarios urbanos y rurales. En esa línea, dijo que es tarea del Estado promover el despliegue de infraestructura.

“Antes de la pandemia un niño del ámbito rural que no tenía internet, caminaba cuatro horas hasta su colegio y podía estudiar. Ahora el colegio está cerrado, o sea está más excluido que antes. Las oportunidades se han alejado para ese niño”, comentó.

En ese sentido, se refirió a la posibilidad de tener un fast-track para llevar infraestructura de telecomunicaciones a todo el país, tal como lo hizo Brasil cuando organizó los Juegos Olímpicos, que abrió por dos años esta modalidad, con lo que admitían la liberación de colocar infraestructura en todo el país.

Otro reto para el Estado debe ser promover una agenda público privada común, en la que participen el MTC, Osiptel y convocar a todas las operadoras grandes, medianas y pequeñas, así como expertos de universidades para hacer un plan de infraestructura urgente.