Redacción EC

En Cocachacra (Islay), ayer la policía se enfrentó a vándalos encapuchados que se hacen llamar ‘espartanos’. Estos sujetos subieron a cerros para llegar a la Panamericana Sur y bloquearla. Desde allí, lanzaron piedras y cuatro cartuchos de dinamita. 
Unas cuatro horas de lucha dejaron dos policías heridos. Uno de ellos sufrió una fractura en un brazo y fue llevado a Arequipa en helicóptero con un manifestante que sufrió una herida en un ojo.

En El Pedregal (Majes, Caylloma), cuatro policías quedaron graves al ser atacados con piedras cuando trataban de desbloquear un tramo de la Panamericana Sur. Para rescatarlos, sus compañeros dispararon a dos civiles. Los seis fueron derivados en un helicóptero a Arequipa.

En esta ciudad, los manifestantes armaron barricadas con adoquines. Todo el día hubo luchas. A las 7 p.m. recién se despejó la Plaza de Armas. Se registraron al menos dos detonaciones de dinamita. En total, 23 agentes y 20 civiles quedaron heridos.  

Ayer llegó a Cocachadra el alcalde de Celendín, Jorge Luis Urquizo, quien en un acalorado discurso ofreció el respaldo de los cajamarquinos a la protesta. “Nuestra lucha es defender el Valle de Tambo y luchar contra las transnacionales en el país”, dijo. Además, en Puno, Tacna y Lima hubo marchas en respaldo al paro en Arequipa.

En tanto, en la Ciudad Blanca se convocó ayer, por segundo día consecutivo, a una marcha por la paz. La manifestación convocó a miles de personas.