Alberto Quintanilla afirmó que el Nuevo Perú no tuvo los recursos ni la capacidad para inscribirse como partido. "Esta es una autocrítica", refirió. (Foto: GEC)
Alberto Quintanilla afirmó que el Nuevo Perú no tuvo los recursos ni la capacidad para inscribirse como partido. "Esta es una autocrítica", refirió. (Foto: GEC)
Sebastian Ortiz Martínez

, integrante suplente de la Comisión Permanente, defendió la alianza que el movimiento Nuevo Perú, que lidera , ha concretado con los partidos Perú Libre y Juntos por el Perú. Agregó que Cerrón y Simon se han comprometido a no participar en las decisiones que adopte la coalición de izquierda.

— ¿Cuáles son los costos que le puede traer a Verónika Mendoza la alianza con Perú Libre, de Vladimir Cerrón, y Juntos por el Perú, de Yehude Simon?

Los costos son políticos por los problemas que ellos tienen y están atravesando. Cerrón tiene una condena de casi cuatro años, ratificada en segunda instancia y Simon tiene una investigación por un presunto involucramiento en las coimas de Odebrecht. Pero lo que nosotros señalamos es que la alianza no es con estas personas, sino con las agrupaciones de las cuales ellos se han apartado. Y dentro de estos costos está la incomprensión de mucha gente que cree que la política se hace solo con los que son homogéneos en pensamiento.

— ¿No cree que un sector que apoyó a Mendoza en el 2016 le terminará quitando su respaldo?

[La alianza] nos va a afectar, pero no significativamente. Nos afectará de manera mínima. En todas las agrupaciones, tanto de derecha o de izquierda, siempre hay costos cuando se toma una decisión. Algunos sectores se van a apartar y otros se van a sumar.

— Richard Arce ha renunciado al movimiento Nuevo Perú. ¿Cree que Marisa Glave, Indira Huilca y Tania Pariona se le vayan a sumar?

No, yo creo que no. En toda agrupación política, en cualquier colectivo vivo siempre hay discrepancias, la política no es solo los que piensan como uno, sino se realizar a partir de principios y pensamientos de uno para concertar con otros y sumar fuerzas, esa es la política, un partido que no tiene distintos pensamientos en su interior es un partido que no tiene vida.

— ¿Usted ha podido hablar con Glave, Huilca y Pariona, críticas de este acuerdo?

Tengo entendido que se van a quedar, he hablado con ellas y han dicho que no tienen la voluntad de salir [del movimiento Nuevo Perú]. Es un error que salgan [estas discrepancias] al público. Esto es como una familia, siempre hay discrepancias al interior, desavenencias entre marido y mujer, pero lo correcto es conversar, dialogar, ser tolerantes y llegar a acuerdos que superen estas dificultades.

— ¿Esta alianza con Cerrón y Simon tira abajo el trabajo de la bancada de Nuevo Perú en el Parlamento que fue disuelto?

No, de ninguna manera. ¿Por qué? La actuación de la bancada de Nuevo Perú ha sido muy positiva, pudimos tener errores, pero básicamente ha sido buena.

— Cerrón tiene una condena firme de tres años y nueve meses de prisión suspendida por negociación incompatible y aprovechamiento del cargo. ¿Tenerlo como aliado no contradice el discurso anticorrupción de Nuevo Perú?

Contradeciría, pero no es una alianza con él, él se ha retirado [solicitó licencia].

— Cerrón ha fundado el partido Perú Libre…

Sí, lo fundó, pero se ha retirado. Las personas jurídicas como los partidos tienen responsabilidades y vida propia. El señor Cerrón se ha excluido de este como una condición para la alianza. Es más, él no puede participar en la vida política durante su condena que son de tres años y nueve meses, él no es parte de la alianza.

— ¿El suspendido gobernador regional de Junín no tendrá ninguna decisión dentro de la alianza, no va a proponer candidatos ni tampoco planteamientos?

Él no puede proponer; que alguien coincida y proponga por él. Pero él no puede, está impedido legalmente y, además, formalmente, se ha excluido de la alianza.

— Hace un año, en una entrevista al medio chileno “The Clinic”, Mendoza afirmó que no se podía permitir que “un defensor de la dictadura, machista, racista y homófobo”, como Bolsonaro gobierne Brasil. Sin embargo, hoy forma una coalición con un político, como Cerrón, con similares características salvo la ideológica…

Bueno, él ya no pertenece ni está en la dirección de Perú Libre. La alianza es con la agrupación, que va mucho más allá de Cerrón.

— ¿No le preocupa la cercanía que tiene Cerrón y el partido Perú Libre con Maduro? ¿No puede generar sospechas de ingreso de dinero de Venezuela para la próxima campaña?

No habrá, no puede haberlo legalmente. No hay ninguna posibilidad de que pueda venir dinero de afuera ni de Maduro ni de cualquier otra fuerza política o internacional. Y en lo que a mí me respecta, el gobierno de Maduro es una dictadura y él debe dar un paso al costado. Esto no lo comparte Perú Libre, pero no es un tema que está en la unidad. Nosotros no nos vamos a dividir por las simpatías que tengamos sobre un gobierno del exterior.

— Mendoza también ha sido dura crítica de los políticos investigados por recibir presuntos sobornos de Odebrecht y otras empresas brasileñas. Y Simon, otro de sus nuevos aliados, también está implicado. ¿Dónde queda la coherencia entre sus palabras y sus acciones?

La coherencia existe en tanto la alianza no es con el señor Simon, sino con Juntos por el Perú, que ahora es la suma de seis agrupaciones, entre ellas Patria Roja, el Partido Comunista y Ciudadanos por el Cambios. [La alianza] se da en torno a ellas y no de las personas. Es más Simon ha pedido licencia y se ha apartado de la dirección y cualquier participación de Juntos por el Perú.

— ¿Si Mendoza tuviera un partido propio cree que iría en alianza con Perú Libre y con Juntos por el Perú?

Desde mi punto de vista sí era necesario ir en alianza, hay otros compañeros al interior de Nuevo Perú que presumo hubiesen considerado que no, pero si uno quiere ganar la conducción del país debe tener un programa claro, que sintonice con la población, que tenga principios democráticos. En el Perú hace falta que se trabaje en la unidad.

— ¿Hubo incapacidad en Nuevo Perú para organizar su formación como partido? ¿Por qué no pudo reunir las firmas que requiere la ley?

Sí iniciamos [la recolección de firmas], pero no lo logramos. La valla era altísima, el 4% del electorado que eran más de 740,000 firmas. No logramos hacerlos, no teníamos los recursos suficientes ni la capacidad para resolver. Esta es una autocrítica que se debe señalar y esa limitación no solo la hemos sufrido nosotros, sino varios partidos.

— Otros partidos se lograron inscribir en el mismo tiempo que tuvieron ustedes…

El único que ha logrado su inscripción es el Partido Morado [de Julio Guzmán]. [La de] Podemos Perú [de José Luna] está en discusión, tiene acusaciones por falsificación de firmas.

— En julio último, usted dijo que no se sentía cómodo con una alianza con Cerrón y Gregorio Santos, pero hoy su discurso es diferente. ¿Qué le hizo cambiar de opinión?

Insisto en que no nos estamos aliando con Cerrón, Simon o Santos. Nos estamos aliando con agrupaciones políticas. Y yo no me puedo sentir cómodo con personas que en mi agrupación tengan problemas [con la justicia], pero eso hay que dejarlo de lado y son ellos los que deben responder. Nosotros no estamos aliando [con Perú Libre y Juntos por el Perú] en base a un programa.

— Los rostros visibles de los partidos que menciona son Cerrón y Simon. ¿No cree que en un mediano o largo plazo terminarán afectando a Mendoza?

En tanto se identifique los rostros de esas personas con la agrupación.

— ¿Los van a ocultar?

No, ni hablar, vamos a dar la cara, como yo lo estoy haciendo ahora, explicando. Yo no he dicho que no los conozco ni que no quiero hablar de ellos, ellos no forman parte de la alianza ni de la toma de decisiones. Se han apartado de sus agrupaciones.

— Tanto Cerrón como Simon han solicitado una licencia. Esto les da la opción de retornar. ¿Qué garantiza que eso no sucederá?

El acuerdo es que ellos no participen. Si regresan, es otra coyuntura.

— ¿Es decir, si ellos participan en la campaña, la alianza se rompe?

En ese momento se evaluaría, es otra coyuntura. Mientras persista la situación que los ha llevado a apartarse y si retornan sin superar eso, sería una transgresión a los acuerdos.