Redacción EC

La etapa preescolar se inicia alrededor de los dos años de edad y se prolonga hasta los cinco. Se trata de un período en el cual los pequeños cultivan su personalidad, autonomía y autoestima; por lo que es importante acompañarlo en este proceso a través de la implementación de un mobiliario interactivo en su habitación.

Durante esta etapa, los niños se interesan por todo lo que ven a su alrededor, y aprenden a distinguir colores, figuras geométricas y sensaciones. De modo que, este espacio puede volverse todo un desafío, especialmente cuando se trata de combinar el descanso y la recreación del pequeño.

► 
► 

Por esto, los diseñadores de brindan algunas recomendaciones para aprender a decorar la habitación nuestros hijos de manera fácil y sencilla. 

1. Elige la temática. Antes de buscar en la paleta de colores, el tono ideal para la habitación de tu hijo o escoger los muebles perfectos para amoblar cada área, debes definir la temática que quieres darle a este espacio. 

Esto permitirá hacer más divertida la decoración, y colocar diversos accesorios o muebles. Puedes comenzar reconociendo su personaje animado favorito, buscando opciones innovadoras o tratando de visualizar cómo quisieras que se encuentre distribuido cada espacio

2. Busca el color ideal. Aproximadamente desde los 3 años, los niños empiezan a diferenciar los colores, por ello, es muy importante que su habitación cuente con tonos llamativos como el rojo, verde, azul, naranja o amarillo. 

3. Muebles adecuados. La habitación de un niño en edad preescolar debe estar compuesta por muebles versátiles, que no supongan obstáculos ni dejen al niño sin espacio para jugar. 

Recuerda que a partir de los tres años el niño ha dejado de ser explorador, y ahora posee total vitalidad para correr, saltar o trepar, por lo que es conveniente contar con estantes o repisas funcionales, prácticas y seguras a fin de evitar accidentes.

Además, puedes optar por implementar un espejo del tamaño del pequeño, esto lo ayudará a aprender nuevas habilidades a través del poder de la observación. 

Asimismo, te recomendamos instalar un armario pequeño que le permita al niño elegir y descolgar su ropa. Esto le generará independencia y autonomía.

4. Crea detalles. Al decorar habitaciones infantiles, se debe tener en cuenta pequeños detalles que impulsen la creatividad y el aprendizaje continuo, como pizarras, juegos de mesa que involucren pintar y estimular su imaginación.