Gabriela Osterling

Mariana Costa Checa (MCC), la CEO y co-founder de Laboratoria, exitoso emprendimiento peruano dedicado a enseñarle tecnología a mujeres de bajos recursos, y Claudia Romanelli (CR), líder de responsabilidad social de IBM Latinoamérica , conversaron con El Comercio para detallar la nueva alianza entre ambas empresas y cómo esta aportará para crear un ambiente más equitativo en la fuerza laboral tecnológica.

¿Cómo empezó la alianza Laboratoria/IBM?

MC: Hace unos años, desde Laboratoria, venimos colaborando con IBM en diferentes frentes y esta alianza es un paso más en esa colaboración. Somos organizaciones que compartimos un compromiso muy grande por traer más talento diverso al sector de tecnología y construir una industria que pueda ser mucho más inclusiva. Dentro de esa misión reducir la brecha de género en el sector es una de nuestras prioridades. Hoy estamos formalizando esa alianza para seguir trabajando en conjunto de manera más intensa donde específicamente IBM nos va a apoyar a seguir creciendo en la región y a su vez vamos a trabajar para tratar de integrar mejor el talento que formamos con los requerimientos que tiene IBM bajo la premisa de intentar de convertirnos en una fuente de talento más importante para una empresa líder como IBM.

Claudia Romanelli: Yo creo que desde el lado de IBM es un paso que va a profundizar la alianza que nosotros ya veníamos construyendo. La expectativa nuestra es que se haga y que pueda resonar mucho más fuerte con los problemas que tenemos de reconocimiento y de inclusión, también de la parte de género. Entonces, yo creo que el posicionamiento de mujeres en el ámbito de tecnología es algo que el mercado como todo viene conversando y que hoy tiene un impacto en negocios, entonces nosotros miramos esta alianza y este acercamiento como una cosa que sí tiene impacto en los negocios y no como una cosa que está aparte de lo empresarial. Yo creo que sí suma un objetivo que tiene un fondo social de inclusión pero que también tiene que ver con cómo el mercado mira las empresas y el desarrollo de negocios.

¿Cómo es la tecnología una oportunidad para romper con la brecha de género?

Mariana: Yo creo que hay dos cosas, el primer paso es lograr que el sector de tecnología sea un sector donde haya equidad de género. Es un sector que tradicionalmente por una serie de estereotipos ha tenido una brecha muy grande. Las mujeres han sido una marcadísima minoría y desde Laboratoria hace varios años venimos trabajando por tratar de romper un poco esos estereotipos y demostrar que las mujeres tenemos un espacio muy importante para jugar en este sector. Somos hombres y mujeres consumidores de tecnología casi por igual. Necesitamos también tener a mujeres creando y diseñando esa tecnología que va a definir nuestro presente y nuestro futuro para que puedan ser justamente productos que respondan por igual a nuestras necesidades. Creo que el primer paso es asegurarnos que las personas que están detrás de construir estas tecnologías sean equipos diversos para poder traer nuestra perspectiva a ese proceso de creación y de diseño. Pienso que con ese primer paso fundamental, ya es posible empezar a pensar en cómo hacer que la tecnología sea una fuerza de bien en el mundo que nos ayude a cerrar una cantidad de brechas en todo tipo, siendo la de género una de ellas.

Actualmente ya han capacitado a 1300 personas, y piensan seguir creciendo con esta alianza ¿dónde se ven en el corto, mediano y largo plazo?

Mariana: Creo que para nosotros esta alianza es como un ejemplo muy importante de esa relación ganar/ganar que queremos construir con empresas líderes en la industria como es IBM. Es lograr que Laboratoria realmente pueda consolidarse como una fuente de talento tech para empresas que realmente están un poco a la vanguardia de este espacio. En realidad IBM y articularnos más de cerca, específicamente en este tema de empleabilidad es fundamental porque creemos que hay cosas que tenemos que acercar de los dos lados. Si uno ve el espacio educativo, uno de los retos que tiene el sector educación en general es que muchas veces está un poco alejado de las necesidades que tienen las empresas en su día a día y creo que esta alianza es un ejemplo de cómo queremos acercar esos dos mundos y asegurarnos que Laboratoria sea un programa que continúa formando a las mujeres que tienen un poco las habilidades no solamente técnicas pero también interpersonales y blandas para empezar a contribuir y a traer toda su perspectiva y su talento de organizaciones que necesitan ese talento para seguir cambiando y transformándose.

Mariana: Laboratoria apuesta en ser un movimiento de mujeres en tecnología, en apostar por el talento, no sólo el de mujeres, de hecho cada vez más también el talento que ya está en las empresas y en trabajar para construir una economía digital que pueda ser mucho más diversa, más inclusiva, por ende más competitiva y que pueda ser una fuente de oportunidades para todas las personas.

¿Cómo hace IBM para combatir la brecha de género en el sector de tecnología?

Claudia Romanelli: IBM hace muchas décadas trabaja con grupos específicos de género en inclusión y yo creo que el proceso se ha profundizado en la última década. Nosotros tratamos de mirar dos aspectos. Lo que se ve en corto plazo es garantizar que las mujeres puedan participar de los ingresos y que puedan aplicar a esos cupos de entrada en IBM y otra cosa es sostenerlo. Hay una mirada que es la mirada de cómo ingresar en la compañía que tiene mucho que ver con el trabajo que nosotros estamos haciendo con Laboratoria para que las mujeres puedan tener una oportunidad significativa de ingresar en medios corporativos, que es un poco diferente de otros tipos de medios de trabajo. Que puedan sostenerse (las egresadas) a lo largo del tiempo, yo creo que eso es parte de la mirada que uno construye dentro de casa que tiene un aspecto de liderazgo. Los líderes tienen que estar capacitados para manejar grupos más heterogéneos y diversificados.

Ustedes (Laboratoria) tienen acuerdos con varias empresas, una de ellas es Uber… cuéntanos un poco de eso, ¿cómo funciona y por qué decidieron aliarse con Uber?

Mariana: Bueno, hemos hecho algunas colaboraciones. Colaboramos con un montón de empresas de todo tipo en diferentes frentes. Primero tenemos a Laboratoria que está en la parte de formación de talento, pero luego esa una parte de la historia, la otra parte no se completa si nuestras egresadas no logran entrar y construir sus carreras en las empresas; entonces ahí las empresas son nuestros clientes y tenemos una gama grandísima. Tenemos más de 400 empresas empleadoras en la región, que son empresas que deciden apostar por el talento de Laboratoria, que creen en nuestro talento y que también comparten esta misma visión, esta misma mentalidad, este mismo tipo de cultura. Ahí trabajamos muy de cerca para cada vez intentar que Laboratoria sea un programa que les brinda mejor talento y mejores oportunidades de trabajo a nuestras egresadas, eso lo hacemos muy de la mano con las empresas. Aparte tenemos colaboraciones específicas con empresas de todo tipo. Tenemos colaboraciones con empresas que circulan más a la parte de formación de nuestra currícula, tenemos toda una línea de capacitación para empresas donde acompañamos a los equipos de estas organizaciones para cambiar un poco su cultura, su organización, su estructura organizacional, su gestión de talento para adaptarse a la era digital. Somos un actor que está en el medio de la economía del conocimiento que es una economía que se basa en las personas, en el talento.

A la hora de aplicar a la fuerza laboral, ¿ustedes aplican por la egresada o ella aplica cómo particular?

Mariana: En nuestro bootcamp nosotros tenemos un proceso de postulación al programa. Hay una convocatoria abierta dirigida a específicamente mujeres que están buscando una mejor oportunidad laboral y tienen un interés en el sector de tecnología. Luego pasan por el programa, el programa dura 6 meses, es intensivo. Es un programa que tiene dos tracks, uno en desarrollo Front-end en Java Script y otro en diseño de experiencia de usuario. También tiene un foco muy grande en habilidades para el trabajo, en profesionalismo y desarrollo de manera mucho más integral. Luego viene la colocación laboral donde nosotros somos un puente hacia las empresas; empresas como IBM y muchísimas otras que están buscando talento e intentamos acompañar como el mejor match posible entre nuestras egresadas y las empresas del mercado que buscan talento. Y además, acompañamos también a muchas de estas empresas en sus propios procesos de cambio y transformación.

Después de esta alianza (IBM + Laboratoria), ¿a cuántas mujeres al año les gustaría capacitar?

Mariana: Nosotros como Laboratoria, el próximo año vamos a formar a 500 mujeres que vamos a hacer en parte con el apoyo de IBM. Eso representa un número muy importante porque al final son 500 mujeres que luego se van a insertar al mercado laboral y se van a convertir en referentes para miles de mujeres más, que es lo que ya vemos hoy. Justo hoy tuvimos un panel con egresadas nuestras y algunas contaban que por ejemplo habían llegado a trabajar a una empresa donde ya habían egresadas de Laboratoria y una de ellas era la líder de equipo de desarrolladores Front-end, y ya eso empieza a cambiar las culturas de trabajo, empieza a generar nuevos referentes y lo bonito es que ya no hay vuelta atrás porque una vez que tu generas suficientes referentes, mujeres que inspiran, que se convierten modelos a seguir, para la siguiente generación, creo que vamos a llegar a un punto donde ya tengamos a chicas de 17-18 años pensando en qué quieren hacer, pensarán en una carrera en tecnología y ojalá tengan muchos ejemplos a mirar ahí con los que se puedan relacionar, y que sea una fuente de inspiración para que puedan apostar por ese camino también.

Muchísimas gracias, ¿les gustaría agregar algo más?

Claudia: Yo creo que más que nada agradecer a Laboratoria por la confianza. El tema de la colaboración de las empresas como IBM con organizaciones que tienen un fondo social como Laboratoria es uno de los paradigmas que están cambiando para este nuevo momento del siglo 21, con competencias que son distintas a las que veníamos trabajando que no son puramente técnicas pero tienen que ver con espacios distintos como pensamiento creativo, design thinking, entonces lo veo de forma muy positiva y para nosotros es un punto muy importante.

Mariana: Sí, yo comparto lo mismo también, estoy muy agradecida con IBM por esta oportunidad de seguir trabajando juntos, creo que es un ejemplo de este ganar/ganar que hay en este tipo de colaboraciones. Me encanta ver que cada vez hay más empresas que están dispuestas a ir más allá, que hacen de temas como la inclusión y la diversidad geniunamente una prioridad porque están convencidas que contribuye a su aporte a la sociedad y a su valor como negocio. Estamos súper felices de comenzar y seguir con fuerza hacia adelante esta alianza común