LUIS SILVA NOLE / 
Redactor de Sociedad

La situación es preocupante: ocho de cada diez caídas que sufren las personas adultas mayores ocurren en las casas. Así lo advierten desde el 2009 médicos especialistas del hospital Dos de Mayo, del . Y ese índice no ha variado, aseguran fuentes del sector.

La (OMS) define las caídas como acontecimientos involuntarios que hacen perder el equilibrio y que el cuerpo caiga al suelo u otra superficie firme. Según un informe global de la OMS publicado en el 2012, las personas mayores de 65 años son quienes sufren más caídas mortales.

La Guía de Diagnóstico y Manejo de la (OPS) subraya que tres de cada 10 adultos mayores de una misma comunidad sufren al menos una caída al año, y que las mujeres de la tercera edad son más propensas a las caídas que los varones de su generación.

Dicha guía subraya que los accidentes son la quinta causa de muerte en las personas adultas mayores, y que el 70% de los accidentes son caídas.

El riesgo de caídas en la vejez se debe en gran medida a los cambios y trastornos físicos, sensoriales y cognitivos que se dan en el organismo como consecuencia del proceso de envejecimiento. Según médicos del Minsa, entre esos trastornos destacan la pérdida gradual de la visión, inestabilidad y falta de equilibrio, y debilidad ósea.

HAY QUE ADAPTAR EL ENTORNO

Las caídas también se deben a la falta de adaptación del entorno en el que se desenvuelven los adultos mayores, es decir, a que sus viviendas y sus localidades no son amigables, por cuestiones arquitectónicas y de diseño, a las necesidades de los pobladores de tercera edad.

Según recomienda la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la parte más alta de la taza del inodoro debe estar a 55 cm del suelo. Eso ayuda a la estabilidad de la persona de tercera edad.

Fuentes de la Sociedad Peruana de Gerontología y Geriatría del Perú indican que, en lo referente a los ambientes y los espacios, estos deben estar bien iluminados y libres de obstáculos para evitar tropiezos. Asimismo, la presencia de barandas en baños y escaleras son vitales para la prevención.

La guía de la OPS señala en su capítulo de caídas que estas son la principal causa de fractura de cadera en los adultos mayores. Además, que las fracturas se producen en una de cada 10 caídas y un tercio de ellas compromete el fémur.

Finalmente, los especialistas del Minsa recuerdan que los huesos de personas que padecen osteoporosis pueden romperse con simples caídas o golpes leves. En suma, las caídas en la vejez pueden ocasionar dependencia, postración y muerte. Prevención es la clave.