Redacción EC

LUIS GARCÍA BENDEZÚ / SANDRA BELAUNDE

Un museo accesible a todos, que ostente la colección de arte más importante de Latinoamérica y que sea la puerta de ingreso a nuestro Centro Histórico. Esa es la ambición de Natalia Majluf y Flavio Calda, directora y gerente general del Museo de Arte de Lima (MALI), respectivamente. Ambos consideran que el Parque de la Exposición, donde queda el museo, está mal utilizado y les preocupa que la realización de Mistura, en setiembre, perjudique más a este espacio emblemático de la capital.

El MALI invirtió S/.25 millones para remodelar su segunda planta. Cuando estas salas sean inauguradas, el Parque de la Exposición estará cerrado parcialmente por Mistura. (Foto: Paco Sanseviero / El Comercio)

La eliminación de murales en el centro originó el rechazo de artistas y ciudadanos, sobre todo en redes sociales. ¿Cree que el arte empieza a interesar más a los limeños?

Natalia Majluf: Lo que creo es que el tema cultural va a seguir creciendo en el Perú. Y eso no va a ocurrir por las decisiones del Gobierno Central o del municipio. El principal motor va a venir de la gente, de la demanda ciudadana y de las personas que quieren una mejor calidad de vida. Todos [los gestores culturales] nos veremos obligados a responder más y mejor a esas exigencias. En Lima todavía no entendemos que la falta de cultura también es una forma de pobreza. Para un país que quiere crecer, la cultura es necesaria.

¿Y cuál quieren que sea el rol del MALI en este crecimiento?

NM: Queremos consolidarlo como uno de los principales museos de América Latina. El MALI, junto con el Museo Nacional, el y otros importantes se pueden convertir en el plato fuerte de la oferta turística de Lima. A eso hay que sumarle el patrimonio arquitectónico del Centro Histórico y el de los . Creo que todo esto es algo que podemos explotar de una forma fabulosa para que pueda darse una revolución en el turismo.

¿Y el rol del Parque de la Exposición?

NM: Es la puerta de entrada al Centro Histórico. La imagen de la ciudad. No nos oponemos a que el parque tenga vida. Pero tiene que haber un respeto. No solamente a las instituciones que trabajamos aquí como el Museo Metropolitano, el MALI o la Cabaña, sino también al público, a los transeúntes. A la gente que quiere pasear por su ciudad, tener un espacio para sus hijos, que vienen los domingos a pasar un día en el parque.

¿Qué les preocupa de la administración del parque?

NM: Cuando se cierra el parque, se cierra, en parte, el MALI. El parque se cierra a veces para conciertos de rock y otros eventos privados que en sí mismos pueden ser buenos, pero que no pueden realizarse a costa de los accesos a un parque público y perjudicando a lo que es, sin duda, el principal museo de la ciudad. Cuando se ejecutan estas actividades, solo nos permiten abrir la reja de Paseo Colón de manera parcial, donde no hay estacionamiento.  

Flavio Calda: En algunos casos sí nos han escuchado. Es una lucha constante. Un 28 de julio, por ejemplo, que es la fecha más importante para nosotros, tuvimos que convencer al municipio de que era una mala idea que se realizara el festival Viva el Perú [lo que involucraba el cierre del Parque de la Exposición]. En Fiestas Patrias recibimos a 40 mil personas y, en esos días, el museo es gratuito.

¿Por eso se oponen a que Mistura sea en el parque?

NM: es un caso particularmente grave por su enorme dimensión, que es su gran virtud. No hay duda de que es una feria muy positiva. Es más, creo que las instituciones culturales tenemos mucho que aprender de lo que ha sido el posicionamiento de la gastronomía. El problema es que el Parque de la Exposición no es el lugar idóneo. Yo no soy quién para decir cuáles son las necesidades de infraestructura de Mistura, ni adónde se debería ir. Pero sí tengo una postura clara con respecto a que es hora de que recuperemos los espacios públicos.

Desde el punto de vista ciudadano, van a cerrar un parque por cuarenta días por un evento que dura diez. Y desde la perspectiva del MALI, hablamos del incumplimiento de un acuerdo con el municipio. En los últimos años se ha desvirtuado el carácter del parque y se usó como un campo ferial. El MALI ha quedado atrapado en una situación de la que no tenemos control. No tenemos ni voz ni voto en que se cierre el parque. Estamos anulados.

¿Qué les dijo el municipio sobre el cierre por Mistura?

FC: Nos han dicho que el cierre temporal del parque empezará el 3 de julio. Algunos sectores van a ser clausurados y se van a abrir zanjas, poner cables e instalar toda la infraestructura. El 15 de agosto empieza el cierre total. Justo ese día habíamos planeado la reinauguración del segundo piso del MALI.

NM: Estamos hablando de unos cuarenta días de cierre total del parque, a partir del 15 de agosto. Apega tiene la custodia del parque hasta el 31 de octubre. ¿Cómo vamos a hacer una gran reapertura del museo si la puerta principal del Parque de la Exposición [ubicada en la Av. 28 de Julio] va a estar tomada y solo habría acceso por Paseo Colón? ¿Por dónde van a pasar los visitantes? Para ese día esperamos que vengan directores de museos de distintas partes del mundo, también políticos, historiadores, entre otros. Es un evento importante para nosotros y para la ciudad.

En las primeras ediciones de Mistura, que se realizaron en el Parque de la Exposición, el MALI no funcionaba debido a que estaba en remodelación completa. (Foto: Leslie Searles / Archivo El Comercio)

¿Se van a resignar?

NM: No, nosotros vamos a insistir. Es sencillo: el museo no se puede mudar, no podemos agarrar nuestras cosas e irnos a otro lado por tres meses. Yo creo que para Mistura hay otros lugares y hay que trabajarlos. Yo tengo fe en eso. Creo que ni los organizadores de Mistura ni los gestores de la municipalidad han sido informados del impacto que tiene la feria tanto en el parque como el museo.

FC: Lo ideal hubiera sido que nos avisaran antes para ponerlos en alerta de cómo Mistura iba en colisión directa con la reinauguración y con las muestras de Chavín y Martín Chambi que teníamos programadas [para julio y agosto de este año].

LEE LA ENTREVISTA COMPLETA EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA.