Fuente: MAAP
Fuente: MAAP
Francesca García Delgado

Entre febrero y junio de este año, en los cinco primeros meses del inicio de la Operación Mercurio 2019, la deforestación por dentro de la zona de amortiguamiento de la () en la zona conocida como , descendió en un 92% a diferencia del 2018 cuando alcanzó un pico histórico con la pérdida de 900 hectáreas de bosque amazónico.

► 
► 

De acuerdo a las imágenes satelitales cedidas en exclusiva a El Comercio por el proyecto MAAP [a cargo de la Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA)] pese a este importante avance, se registró una pérdida de 67.7 hectáreas de bosque al interior de La Pampa. Es decir, la minería ilegal no ha sido completamente erradicada de la zona.

Fuente: DigitalGlobe/Maxar
Fuente: DigitalGlobe/Maxar

Entre las imágenes más impactantes de MAAP, se registra la erradicación de uno de los campamentos mineros más grandes de La Pampa entre julio de 2018 y junio de 2019. En estos lugares donde vivían un promedio de 5 mil ilegales, convivían delitos conexos a la extracción ilegal de oro como la explotación laboral, sexual y la trata de personas.

Las fotografías satelitales demuestran la persistencia de dragas y rampas de lavado de oro en zonas cercanas a la Carretera Interoceánica y en el frente oriental. Una de estas zonas se ubica a orillas del río Malinowski.

Infraestructura detectada por dron. Datos: ACCA.
Infraestructura detectada por dron. Datos: ACCA.

La Pampa es la denominación de la zona situada entre los kilómetros 98 y 115 de la Carretera Interoceánica, en plena zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional  Tambopata, un desastre ambiental dentro de una de las selvas con más biodiversidad del mundo.

La construcción de la vía Interoceánica, una obra que se justificó sobre los muchos beneficios que traería a la región Madre de Dios, disparó la llegada de más mineros ilegales y facilitó la salida del oro.

DATOS
► Desde el año 1984 hasta diciembre de 2017, la deforestación en Madre de Dios sumó un total de 95 mil 750 hectáreas por la actividad minera, principalmente la ilegal, según una investigación del Centro de Innovación Científica Amazónica (Cincia).

►La deforestación por minería ilegal de oro alcanzó su pico histórico en el año 2018 con la pérdida de 9.280 hectáreas de bosque en toda la región Madre de Dios.