¿Cuánto gastaron los candidatos en la primera vuelta del 2011?
Paulo Rosas Chávez

La primera vuelta de la campaña electoral del 2011 tuvo a 11 partidos y alianzas políticas en competencia. Según cifras de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (), el gasto total fue de aproximadamente S/.38’159.948,11.

Ese monto se reparte de forma desigual entre las ocho agrupaciones que sí declararon sus gastos ante la ONPE. De esas, la que más gastó fue la que mejor resultado obtuvo en esa contienda: Gana Perú, con como candidato, desembolsó S/.9’.121.823,37.

Sin embargo, el caso nacionalista es el único que evidencia una correlación entre gasto y resultado. Solidaridad Nacional, la alianza encabezada por , fue la segunda agrupación en la escala de gastos con S/.8’820.806,55. Pese a ello, el actual alcalde de Lima quedó en quinta ubicación, lejos de la segunda vuelta.

Este escenario, referente más cercano para los próximos comicios, pone una pregunta sobre la mesa: ¿El dinero invertido en una campaña electoral tiene un correlato directo en su resultado? En otras palabras, ¿mientras más invierta un candidato, más posibilidades de ganar tiene?

¿Datos de verdad? Antes de cualquier análisis, hay una primera cuestión que atender: ¿Es confiable la información que aparece declarada por partidos y alianzas políticas ante la ONPE sobre ingresos y gastos en campañas electorales?

Esta pregunta cobra más relevancia en un momento como este, en el que el Ministerio Público investiga al Partido Nacionalista por presunto lavado de activos cometido en las dos campañas electorales en las que participó: 2006 y 2011.

Para Fernando Tuesta, ex jefe de la ONPE, “los ingresos y gastos declarados a esa institución no son necesariamente los gastos realizados” y “es difícil saber cuánto no declaran”. Esta situación, añadió, no es exclusiva del Perú, sino un fenómeno global.

Los montos, sin embargo, tampoco están diametralmente alejados de la realidad, comenta el también analista. “No es que declaren uno y en realidad hayan sido 10. La diferencia no es un porcentaje importante de lo real. El gasto es básicamente en anuncios en televisión y eso es algo que sí se puede verificar”, sostuvo.

Más dinero, menos dinero A partir del punto anterior nos permitimos usar la información declarada a la ONPE como materia de análisis. Ahora: ¿cuánto importa el dinero en una campaña política? Tuesta considera que “ni acá ni en ninguna parte” hay correlación entre el dinero gastado y el resultado, pues “se trata de una competencia en la que hay una serie de factores que la condicionan”.

Como ejemplo propuso el caso del Frente Democrático (Fredemo) en la elección de 1990. Recordó que en aquella ocasión, la coalición liderada por hizo un gasto millonario en comparación al que realizó con Cambio 90.

“Invertir mucho dinero puede llegar a ser contraproducente. Aunque también es cierto que quien invierte poco, tiene bajas posibilidades de hacerse conocido, salvo aquella actuación de Fujimori en los 90. Fue un caso excepcional”, sostuvo.

Del mismo modo, para el analista político Luis Benavente “no hay una correspondencia directa” entre ambos factores. Para él, “las campañas cuestan, pues hay que contratar personas, medios de comunicación y, ahora, redes sociales”. Pero más importante que eso, es la estrategia que adopte el candidato. Y ello se evidencia en el caso de Gana Perú y Solidaridad en el 2011.

“Gana Perú tenía una estrategia muy clara de posicionamiento, incluso la cambió de primera a segunda vuelta. En enero, inició con el nacimiento de un hijo. Presentaron a la familia nuclear perfecta. La estrategia del mensaje fue espectacular”, comentó.

En cambio, Benavente dijo que la estrategia del partido de Castañeda fue contradictoria. “La promesa era que lo que hizo por Lima, lo hará por el Perú. Pero ¿la gente de provincia quiere eso? Creo que no, pues hay resentimiento hacia Lima”, refirió.

Caso PPK La tercera agrupación política en la escala de gastos de esos comicios fue Fuerza 2011 con S/.6’967.482,43. Le siguió Perú Posible con S/.6’538.257,45 y, en quinta ubicación, la Alianza por el Gran Cambio de , que desembolsó S/.5’452.678,88.

Pese a ser una de las fuerza políticas que menos gastó en el cálculo total, logró el tercer lugar en los resultados generales, con 18,5%. Cinco puntos porcentuales detrás del partido de , que llegó a la segunda vuelta con 23,5%.

Para explicar ello, Benavente recuerda que, en enero del 2011, y Luis Castañeda estaban enfrascados en una pelea por una prueba toxicológica. Según su análisis, esa disputa ausente de propuestas alejó a sus electores, que empezaron a fijarse en otros candidatos.

“Ahí emerge PPK, por las teorías de los vacíos, como Fujimori. […] Usó al cuy como elemento simbólico, los colores de cultura popular y contó su historia, en un intento por alejarse de la figura de ‘pituco’”, explicó.

Sin embargo, el analista expresó que, al inicio, la campaña PPK solo buscaba llegar a los sectores socioeconómicos A, B y C urbanos, excluyendo al D y E. “Excluía así a un 60% de los peruanos. No era una estrategia ganadora. […] Logró algo al final, pero no tanto”, anotó.

MÁS EN POLÍTICA...

: ¿Sabes cómo serán las cédulas de sufragio para las elecciones de este año? ► — Política El Comercio (@Politica_ECpe)

TAGS RELACIONADOS