Se ve a un grupo de personas junto al token no fungible (NFT) "CryptoPunk # 7523", una serie de 10,000 personajes de 'pixel art' únicos creados por Larva Labs en 2017. (Foto: Reuters/ Shannon Stapleton)
Se ve a un grupo de personas junto al token no fungible (NFT) "CryptoPunk # 7523", una serie de 10,000 personajes de 'pixel art' únicos creados por Larva Labs en 2017. (Foto: Reuters/ Shannon Stapleton)
/ Shannon Stapleton
Redacción EC

Gracias a grandes subastas, los se han vuelto muy populares y hasta una nueva alternativa de negocio para diseñadores gráficos. Sin embargo, aún queda poco claro por qué alguien pagaría 260.000 euros por el dibujo de una roca, si el comprador no va a quedarse con los derechos de autor sino con un original. Es un nuevo tipo de venta de arte del que te explicaremos los detalles.

MIRA: ¿Qué es una billetera digital y para qué sirve?

Empecemos por explicar qué son los NFT, su nombre está formado por las siglas de token no fungible. Para ello hay que diferenciar lo que son los bienes fungibles de los bienes no fungibles. Mientras los primeros son aquellos que pueden intercambiarse teniendo en cuenta la medida de su valor en función de su número, medida o peso; los bienes no fungibles son aquellos que no pueden ser sustituidos.

Un ejemplo de bienes fungibles puede ser el propio dinero, ya que si tienes un billete de US$10 sabes que lo puedes intercambiar por otro del mismo monto son que se pierda valor, este será exactamente igual y lo podrás consumir al utilizarlo.

MIRA: ¿WhatsApp agregará reacciones a los mensajes de los chats? Esto es lo que se sabe

Por otro lado, un ejemplo de bien no fungible es una obra de arte. Una escultura no pueden ser consumida al usarse, tampoco se puede sustituir por otras que sean idénticas, ya que no sería la misma escultura. Una obra de arte no puede equivaler a otra, no se puede intercambiar como un billete de US$10 porque son únicas.

Las obras de arte responden a un solo momento de producción, en la que el artista hizo el original. Incluso si hiciera una producción en masa del mismo cuadro, el valor de cada uno de estas es único y no puede ser reemplazado por la anterior o la siguiente. Podrían tener un número de serie, que sería uno de los elementos que le agregaría valor al primero.

MIRA: ¿Instagram permitirá dar ‘likes’ a sus historias? Esto es lo que se sabe

Aquí entran los NFT. Estos tokens no fungibles son unidades de valor asignadas a un nuevo modelo de negocio que guarda una estrecha relación con las . Los NFT funcionan mediante la tecnología basada en ‘blockchain’, la cual garantiza la autenticidad de un archivo en formato digital como una obra de arte, así como quién es su propietario.

Entonces, a diferencia de la mayoría de los elementos digitales que se pueden reproducir sin fin, cada NFT tiene una firma digital única, lo que significa que es único en su clase.

Los NFT generalmente se compran con la criptomoneda o en dólares y el ‘blockchain’ mantiene un registro de las transacciones. Si bien cualquiera puede ver los NFT, el comprador tiene el estatus de propietario oficial, una especie de “derecho de fanfarronear” digital.

¿Qué tipos de NFT existen?

Hay todo tipo de objetos digitales (imágenes, videos, música, texto e incluso tweets) que se pueden convertir en NFT.

El arte digital ha tenido algunas ventas de alto perfil, mientras que en los deportes, los fanáticos pueden recolectar e intercambiar NFT relacionados con un jugador o equipo en particular.

Por ejemplo, en la plataforma Top Shot de la Asociación Nacional de Baloncesto, los entusiastas pueden comprar NFT coleccionables en forma de videos de momentos destacados de los partidos.

Si bien estos aspectos destacados se pueden ver de forma gratuita en otras plataformas como YouTube, las personas están comprando el estado como propietario de un NFT en particular, que es único debido a la firma digital.

Los NFT también pueden ser parcelas de tierra en entornos de mundo virtual o uso exclusivo de un nombre de billetera de criptomonedas.

¿Cómo creció el mercado de los NFT?

Comercializados desde alrededor de 2017, los NFT han aumentado en 2021. Las ventas mensuales en el mercado de NFT OpenSea alcanzaron los 95,2 millones de dólares en febrero, frente a los 8 millones de enero, este año.

En marzo, los volúmenes totales de comercio de NFT en Ethereum ascendían a más de US$400 millones. Por ejemplo, NBA Top Shot, que no se incluye en los datos de , tiene 683.000 usuarios y ha visto US$396 millones en ventas, de las cuales US$232 millones fueron en febrero.

¿Por qué ahora los NFT son tan populares?

Algunos lo atribuyen a las cuarentenas que obligan a las personas a pasar más tiempo en casa usando Internet. Pero los NFT también son una forma de tener posesiones que los amigos en línea de los propietarios pueden ver.

Para otros, el atractivo radica en el rápido aumento de los precios y la perspectiva de grandes beneficios. Los últimos años también han surgido muchos criptomillonarios con Ethereum para gastar.

Los entusiastas ven los NFT como el futuro de la propiedad. Todo tipo de propiedad, desde entradas para eventos hasta casas, eventualmente tendrán su estado de propiedad ‘tokenizado’ de esta manera, creen.

Para los artistas, los NFT podrían resolver el problema de cómo pueden monetizar las obras de arte digitales. Pueden recibir más ingresos de los NFT, ya que pueden obtener una regalía cada vez que el NFT cambia de manos después de la venta inicial.

Los NFT también podrían transformar la música. Por ejemplo, el NFT de “Kings of Leon” permite a los compradores acceder a vinilos o asientos de edición limitada en futuros conciertos.

¿Cuál es el riesgo de comprar NFT?

Dado que cualquiera puede crear un NFT, la escasez de cada pieza no garantiza su valor. Las pérdidas pueden acumularse si la popularidad se apaga.

En un mercado donde muchos participantes usan seudónimos, el fraude también es un riesgo.

¿Los NFT pueden afectar los derechos de autor?

Con todo lo que sabemos hasta la fecha no, ya que siempre se valorará aquella pieza púnica de arte como propiedad intelectual del autor. Es decir, si mañana alguien comprara el David de Miguel Ángel Buonarroti, este no dejaría de ser una obra del artista florentino.

En el universo de los NFT, el autor de la obra posee aún los derechos sobre esta, la original, a menos que al momento de la transacción exprese lo contrario en el vínculo con el comprador. Si no hubiera esta especificación, la persona que compra solo posee un hipervínculo al archivo de la obra y un hash único.

Con información de Reuters.

VIDEO RECOMENDADO

Windows 11: Sus novedades como la compatibilidad con apps de Android
Microsoft lanzó noticias sobre la nueva versión de su sistema operativo, el Windows 11, entérate aquí de más detalles.

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más