Una vez más, se despide del negocio de los teléfonos inteligentes. Esta vez fue la empresa china TCL la que anunció, a través de un comunicado publicado en Twitter, que dejará de fabricar y vender los móviles de la marca canadiense luego de un acuerdo que duró cuatro años.

Aunque no se explican los motivos, el documento señala que no se venderán más de estos dispositivos después del 31 de agosto de este año. Sin embargo, TCL seguirá brindando atención al cliente y el servicio de garantía hasta el 31 de agosto del 2022.

(Infografía: Antonio Tarazona)
(Infografía: Antonio Tarazona)

Un día fue el rey

La empresa canadiense Research In Motion (RIM) se fundó en 1984 y se especializó en redes de datos inalámbricas. En el 2002 presentó su primer teléfono, el 5810, considerado uno de los primeros smartphones del mundo. No era el primero hecho por la marca, pero este era diferente: tenía un gestor de correos electrónicos, teclado físico y conectividad inalámbrica.

“Blackberry se hizo fuerte porque sus dispositivos se convirtieron realmente en herramientas de productividad en la palma de la mano, cuando el resto de teléfonos aún no eran inteligentes. Pero eso no era todo: se convirtió en un estándar de productividad y hasta en un estilo de vida. Usar un y era símbolo de estatus”, recuerda a El Comercio Hugo Morales, periodista chileno de la web especializada y usuario, hasta ahora, de un Blackberry Key 2.

“Su condición de pionero le sirvió de mucho. Ofrecía una conexión permanente, no solo a través de las llamadas, sino por correo electrónico y mensajería instantánea. Esa conexión que hoy damos por evidente en su época era revolucionaria”, complementa por su parte Ricardo Sametband, periodista especializado en tecnología del diario “La Nación” de Argentina.

Todo se derrumbó

Pero, de pronto, el escenario cambió y parecía no darse cuenta. “No tomaron en serio la llegada del primer iPhone y no vieron venir el cambio que se avecinaba. Ellos crearon el futuro y luego este les pasó por encima”, indica Morales.

Para Sametband, en el 2007 Blackberry tenía un producto muy maduro con varias cosas que el iPhone ni siquiera aspiraba a tener, pero los cambios de paradigma (como la pantalla grande y totalmente táctil) pesaron más. “ era la mejor carreta; y el iPhone, un auto”, dice el experto.

“Lo difícil fue que en los dos siguientes años siguieron vendiendo mucho, porque los que recién llegaban al mundo smartphone buscaban un . Esto hizo muy difícil que la empresa se diera cuenta del peligro”, detalla.

Hacia el 2016, con equipos que ya no se vendían, Blackberry (ya no se llamaba RIM) decidió abandonar el mercado de los teléfonos inteligentes, hasta que llegó el acuerdo con la china TCL. Pero esa historia se terminará el próximo agosto.

tiene acuerdos menores con otros fabricantes para la producción de teléfonos con su marca en mercados asiáticos, como Indonesia, Sri Lanka o Bangladesh.

El preferido de los mandatarios

  • En el 2013 se vio a Barack Obama usando un . Según sus propias declaraciones, no podía usar un iPhone por medidas de seguridad.
  • En el 2014 se supo que la canciller alemana Angela Merkel utilizaba un Q10 de para proteger sus comunicaciones.
  • La ex primera ministra del Reino Unido Theresa May también usaba un teléfono de esta marca.

TAGS RELACIONADOS