Lorena Rojas: su última gran historia de amor
Lorena Rojas: su última gran historia de amor
Redacción EC

 protagonizó inolvidables historias de amor en la televisión, pero una de las mejores fue la que vivió en la realidad con el empresario español Jorge Monge.

Sigue a TV+ también en 

La pareja se conoció en el mundo del teatro, cuando él llegó a Miami con la idea de iniciar un proyecto que luego sería conocido como Micro Theater (formato de obras de corta duración que Ismael La Rosa y Virna Flores trajeron a Lima a finales del 2014).

Como parte de su trabajo con este movimiento teatral, Jorge empezó a tomar contacto con muchos actores latinos radicados en Estados Unidos. Uno de ellos, la bella Lorena Rojas, de quien se enamoró, según relatan sus amistades, a primera vista.

Monge fue parte importante de la lucha contra el cáncer que enfrentó Lorena Rojas durante más de cinco años. El empresario la alentaba a no darse por vencida y estaba con ella en cada momento bueno y malo que le tocaba vivir.


Luciana, la hija de Lorena Rojas. (Foto: Instagram/ @Lorena_Rojas)

En el 2013, estaba a su lado cuando recibió la noticia más feliz: había conseguido la adopción de una pequeña a la que llamaría Luciana y que criaría con él hasta el último de sus días.

"Los dos nos subimos al coche y manejamos hasta llegar a conocer a mi hija", relató en su momento Lorena Rojas al "".

Aunque la actriz decidió que la adopción de la pequeña sea solo a su nombre, pues sabía que el final podría estar cerca y había acordado con su hermana Mayra en que la custodia recaería en ella, durante el año y medio de vida de Luciana, Jorge desempeñó las funciones de padre.


Lorena Rojas en el rodaje de "Pecados Ajenos". (Foto: Getty Images)

Cuando la salud de Lorena Rojas se deterioró aún más, pues la metástasis en los huesos se había trasladado al hígado y a los ovarios, y la actriz fue internada en un hospital, Monge solo se separaba de ella para cumplir con las funciones de Micro Theater y atender a Luciana.

El día en que Lorena Rojas partió de este mundo, Jorge Monge estuvo tomándole de la mano, junto a ella, como le había prometido que sería: para siempre.