"Watchmen". Regina King es Angela Abar, policía encubierta en la convulsionada ciudad de Tulsa. Foto: HBO.
"Watchmen". Regina King es Angela Abar, policía encubierta en la convulsionada ciudad de Tulsa. Foto: HBO.
Alfonso Rivadeneyra García

Desde que se anunció hasta su estreno este domingo 20 por HBO, hice el esfuerzo de no ahondar en “”. Salvo los tráilers, preferí no leer entrevistas con los actores, revisar teorías o cualquier cosa que pueda alterar mi experiencia de visionado. Tengo demasiados buenos recuerdos no solo del cómic, sino de la anterior serie del showrunner.

SNYDER Y LINDELOF

Creada en 1986 por Alan Moore y Dave Gibbons, “Watchmen” deconstruyó a los superhéroes en una sociedad que aún vivía con el terror de la hecatombe nuclear. Un asesinato en el primer capítulo fue la excusa para examinar este mundo donde los “héroes” fueron instrumentos de un estado opresor. Es una obra de múltiples interpretaciones, donde cada lectura ofrece nuevos detalles.

El cómic fue considerado por años como una historia inadaptable. Eso no evitó que en 2009 Warner Bros. diera luz verde a la , que pasó por los cines sin pena ni gloria. De ahí que, 10 años después, todavía hubiesen dudas cuando la adaptación ocurre en el que sería su medio natural: la serie de TV.

Como showrunner de “Watchmen” está Damon Lindelof, responsable de “The Leftovers” para HBO, la historia de una catástrofe de proporciones brutales vista no desde el enfoque del héroe que lo arreglará todo, sino desde personas normales que deben enfrentar lo insólito solo para seguir adelante con sus vidas. Con esa carta de presentación, “Watchmen” no podía salir mal... ¿verdad?

CUENTA REGRESIVA

“Watchmen” empieza con la masacre de Tulsa (1921), uno de los peores crímenes cometidos en Estados Unidos contra la población afroamericana. Noventa y ocho años después, conocemos que el país es distinto: hay mayor control sobre las armas de fuego, se establecieron reparaciones para la población afroamericana, la Policía usa máscaras para proteger su identidad y hay un grupo de supremacistas blancos con un plan.

Se trata de la Séptima Caballería, terroristas que llevan máscaras inspiradas por el . En los primeros minutos del episodio hieren de muerte a un policía, lo cual pone en acción a la agente Angela Abar (Regina King); profesora de cocina que, en secreto, es la policía más ruda de Tulsa.

Abar canaliza la violencia de los héroes enmascarados del cómic original, pero envuelta en el poder que nace de la necesidad de protegerse a sí mismos luego del incidente de la “Noche Blanca”; uno de los tantos cabos sueltos presentes en esta serie. Al final del día, el radicalismo de Angela da frutos: la célula local de la Séptima Caballería es desarticulada.

Pero este “final feliz” termina siendo agridulce cuando Judd Crawford (Don Johnson), superior de Angela, es ahorcado. Un crimen que sirve de paralelo al ocurrido en el cómic, donde es el Comediante quien pierde la vida y desencadena la trama.

En la hora exacta que marca el episodio, “Watchmen” suelta múltiples ideas para mostrar un mundo en difícil equilibrio, mientras que traza paralelos con la obra original. Tenemos a la vigilante implacable, la sociedad reformista, el misterioso Adrian Veidt (Jeremy Irons) y, en Marte, pistas del único superhéroe de la historia: el Dr. Manhattan.

“Watchmen” supone que has leído el cómic para captar sus referencias, las cuales son por momentos muy obvias. De otro modo, la historia no se disfrutaría con la misma intensidad. La producción está muy bien cuidada, pero no comprendo qué clase de historia es la que intenta contar: ¿Es una fábula sobre el peligro de las sociedades progresistas? ¿Acaso advierte que, no importa lo que hagamos, siempre habrá elementos dispuestos a sembrar el caos? De momento, solo quiero confiar en Lindelof.

PARTICIPA

¿Qué te pareció el estreno de “Watchmen”? Participa con tu opinión en la sección de comentarios.

DATO

“Watchmen” estrena nuevos episodios todos los domingos a las 9:00 p.m. por HBO y la app HBO GO.