Un tempranero gol de Koke apenas a los cinco minutos de iniciado el partido, clasificó al a las semifinales de la , y dejó fuera de carrera al , tras el empate 1-1 registrado hace una semana en el .

El once de encaró el partido como una verdadera final y por momentos fue amplio dominador del juego, fabricando numerosas situaciones de gol en el arco de Pinto. Fue quien estrelló dos veces el balón en el travesaño, empecinado en marcarle un gol a su ex y aumentar la cuenta para felicidad de todo el Vicente Calderón

Barcelona reaccionó tímidamente, con como punta de lanza, recurriendo a la jugada personal o a la combinación con , ante la nula presencia de . Apenas un cabezazo desviado del argentino. El brasileño, en cambio, se generó un par de chances, pero sus remates no tuvieron fortuna. 

La escuadra de Martino nunca le encontró el hilo al desarrollo del partido y su habitual rotación del balón fue bien interceptada en la mitad del campo por los volantes madridistas. Atlético puso el fútbol y también la garra para aguantar los intentos finales del rival y contrarrestarlos con rapidez e inteligencia. La revancha pendiente del Barza será arrebatarle la Liga española, torneo en el que se encuentra segundo, un punto debajo de su verdugo de turno.