Redacción EC

Aunque han señalado que esperarán hasta febrero o marzo del próximo año para analizar los resultados de su nueva gaseosa , lo cierto es que la última apuesta de no ha logrado conquistar a muchos consumidores. Y este descontento no ha tardado en manifestarse en las redes sociales.

 

Las críticas a la gaseosa con sabor a chicha morada también se han dado en el .

 
 

Pero no todos son comentarios negativos para La Moradita. Hay un sector que le ha encontrado el gusto.

 
 

Pese a estos comentarios, lo cierto es que -en momentos en los que las se han vuelto un referente para muchos- los comentarios negativos están generando suspicacias entre aquellos que aún no han tomado La Moradita. En esa línea, ¿cómo podrá Coca-Cola Trasandina revertir esta ola de críticas?

Para Juan José Tirado, gerente general de la agencia LatinBrands, en este caso estamos hablando de una cuestión de gustos, de sensaciones por lo que va a ser muy difícil que puedan cambiar las opiniones de los consumidores, a menos que se pueda cambiar el producto. Pero así haya una reformulación -estima el especialista-, una vez que se generó la experiencia nada la puede cambiar. Y lamentablemente para la trasnacional, cuando la experiencia es mala se habla más que cuando es buena.

"Hoy en día las empresas escuchan a sus consumidores. Y eso es lo que está pasando con Coca-Cola. Habrá que ver cómo responden. Quizá la retiran del mercado diciendo que era un producto de edición limitada o una prueba", señala.

Sea que se quede o no, hay una pregunta que flota en el aire. ¿Inca Kola, la marca paraguas de La Moradita, podría verse afectada? Para Tirado no será así. "Esta es una marca tan noble que va a soportar esta situación tal y como pasó con el helado y el chicle a base de la bebida de sabor nacional", dice. Un punto a favor es que la gente reconoce la nueva gaseosa como "La Moradita" y hace la diferencia. 

APUESTA ARRIESGADA

En lo que todos coinciden es que la apuesta de la trasnacional ha sido arriesgada. Ante la creciente tendencia a consumir productos saludables y las experiencias de Mirinda (que también tuvo una versión chicha morada) y de Hugo (el jugo con leche de Coca-Cola) cualquiera pensaría que industrializar un sabor casero y sobre todo tradicional sería una mala idea, pero para la empresa parece que no has sido así.

En un año en el que las ventas no le han sonreído a la categoría de gaseosas debido a un verano frío, la contracción del consumo y a la redirección del gasto a bebidas consideradas más sanas, habrá que ver si La Moradita logra en los próximos meses generarle buenos resultados a la compañía y, por qué no, hacer que la categoría se recupere de esta caída.