¿Logrará el Produce que los industriales paguen más por pescar?
¿Logrará el Produce que los industriales paguen más por pescar?

MARIENELLA ORTIZ /  

La llegada del economista Piero Ghezzi al despacho de la Producción ha vuelto a poner en agenda la necesidad de revisar el aporte de la industria pesquera al Estado. El principal argumento es que el pago por el derecho de pesca –congelado por 10 años, hasta el 2018– es muy pobre si se lo compara con el incremento del precio de la tonelada de harina de pescado, que se elevó hasta tres veces en los últimos años.

Desde un inicio, la discusión fue planteada por este gobierno; primero con Kurt Burneo y luego con Gladys Triveño. Esta última formó un equipo para revisar el tema, pero el debate sobre su polémico reordenamiento de la captura de anchoveta se llevó el protagonismo en la discusión diaria. A esto se han sumado estudios y debates académicos, que han puesto sobre el tapete la real rentabilidad del sector.

Entonces, ¿es verdad que el aporte pesquero sufre de raquitismo? ¿Cuál debería ser el aporte del sector? ¿A dónde debe destinarse ese mayor dinero? , calculada encima de US$1.300 durante el 2013. Considera que con esa recaudación el Produce no puede cumplir con los controles y supervisión para evitar la pesca negra. Confía en que habrá buena voluntad de diálogo por parte de los industriales pesqueros.

La Sociedad Nacional de Pesquería, que tuvo con el Produce una enconada discusión por el reordenamiento pesquero, aún mantiene silencio. Todo indica que sus miembros se sentarán hoy para fijar una posición. En discusiones anteriores, el gremio ha dejado en claro que sus miembros no solo pagan los derechos de pesca, sino un conjunto de costos adicionales, que incluyen el servicio de la supervisión.

También han hecho énfasis en que la cuota de pesca ha caído en las últimas temporadas. “En el 2012-2013, el promedio de desembarque fue de 4,1 millones de toneladas, es decir, 40% menos. Esto es de especial relevancia en una industria, en la que existen elevados costos fijos”, dicen.

CONVERSAR
“Nada está escrito en piedra”, nos comentó off the récord un pesquero, quien además considera que el Produce, igualmente, debe estar abierto al diálogo en otros frentes, como el del nuevo ordenamiento que llevó a los industriales más allá de las 10 millas. “Se debe hacer un estudio técnico, porque no en toda la zona norte es igual”, agrega.

El ex viceministro de Pesquería Alfonso Miranda admite que las condiciones desde el 2008, en que se reformó el sector y se crearon las cuotas individuales de captura, han cambiado, porque la harina maneja otros valores. “Creo que el sector privado será razonable cuando se pidan cosas razonables”, afirma. Juan Carlos Sueiro, investigador de la Universidad Cayetano Heredia, resalta que por cada US$500 en que subió la tonelada de harina de pescado el derecho de pesca creció apenas en US$2,50. También dice que el aceite de la anchoveta, un producto considerado por mucho tiempo como residual, ha alcanzado picos de US$3.000 la tonelada.

Si bien se prevé que los costos para el sector bajaron con las cuotas individuales, la economista Elsa Galarza indica en “Los derechos de pesca: el caso de la pesquería de anchoveta peruana” que eso no ocurrió del todo, porque las empresas han incrementado sus costos variables, bajo el objetivo de vender harina de mayor calidad, demanda que crece año a año. Sin embargo, la experta considera que no está bien calculado el derecho de pesca, pues debería sujetarse a la renta del recurso, es decir, la diferencia entre los ingresos y costos. Carlos Paredes, economista de Intelfin, también recomienda no “promover más enfrentamientos en el sector, pero sí corregir las cosas que no están bien, como la ínfima tasa del derecho de pesca en la pesquería de anchoveta, nuestra principal riqueza hidrobiológica”. Además propone que los industriales no tengan que pagar directamente a las empresas supervisoras, sino que el Estado sea el que recaude y contrate el servicio. Lo que sí deja en claro es que debe haber transparencia sobre el destino de ese aporte. Se desconoce si lo recaudado se distribuye al interior del Produce o se va a tareas específicas de investigación, fiscalización y para la administración del sector pesquero.

LIMITACIONES
El ex presidente de la Comisión de la Producción del Congreso Freddy Sarmiento considera que una modificación de la tasa del derecho de pesca no será posible, a menos que se modifique el Decreto Legislativo 1084, que congeló el pago en 0,25% por tonelada de harina.

Solo si hay un acuerdo previo entre industriales y el Produce, considera que podría gestionarse con éxito una modificación de la mencionada norma en el Legislativo.

Por su parte, Sueiro habla de crear regalías pesqueras con un concepto muy similar a las regalías mineras, que se cobran cuando los precios están encima de determinados valores.

Cabe mencionar que Ghezzi afirmó que buscarán la forma legal para incrementar el aporte del sector.

El primer paso será estar abierto al diálogo, lo segundo es revisar las cifras y evaluar un aporte pesquero acorde con la renta actual, para que el sector cubra sus principales necesidades, sobre todo, en cuanto a fiscalización.