Lorena Calderón, esposa de , alias ‘Negro Ampilio’, decidió romper su silencio y reveló haber recibido constantes amenazas contra su vida durante el proceso judicial por la muerte del hincha aliancista  quien cayó de un palco del estadio Monumental en el 2011.

“Los primeros meses (del proceso) mi teléfono no dejaba de sonar. Constantes llamadas amenazantes, humillantes, diciendo que cuide a mis hijos, que mi esposo no iba a llegar hasta el final, que me cuide, que camine con cuidado. Cosas que tuve que manejar de la mejor manera”, dijo Calderón.

En entrevista con el programa de TV “No culpes a la noche”, reveló este tipo de amenazas provenientes de los implicados en el proceso como  ‘Loco David’ y José Luis Roque Alejos ‘Cholo Payet’, de la Trinchera Norte y hasta de David Sánchez Manrique Tavela, padre del primero.

Indicó que el día de una diligencia, escuchó decir a este último: “Ampilio va a ir a la calle pero vamos a ver cuánto va a durar”, lo que ella consideró como ‘la gota que derramó el vaso’. Este fue el principal motivo por el que decidió romper su silencio.

Contó que por parte de la Trinchera Norte su esposo ha recibido amenazas con mensajes que decían que “cuando salga van a arreglar la situación” o que “no debió haberse metido con David”, además de insultos por no autoinculparse por la muerte del joven.

“Por eso quiero denunciar, porque tengo miedo. No sé cuánto tiempo va a salir mi esposo, pero sí tengo miedo que le pase algo. Porque él es mi familia. Y él tiene miedo que les pase algo a mis hijos. Nadie me cuida. Me cuido sola”, dijo Calderón quien pidió garantías para su vida y su familia.

CASO SE RESUELVE EL MIÉRCOLES
El 5 de marzo se dictará la sentencia contra los procesados por la muerte de , quien habría sido empujado de un palco. Por este motivo, el Ministerio Público ha pedido 35 años de cárcel para ‘Loco David’ y para ‘Cholo Payet’, sindicados como coautores de la muerte y se les responsabiliza del delito de homicidio calificado por ferocidad y alevosía.

La fiscalía solicitó además penas de entre 5 y 12 años de cárcel para los demás involucrados, entre ellos Fabrizio Grillo Esquerre, Jorge Luis Montoya Fernández y Richard Valverde Sifuentes; y los reos libres Jorge Manrique Aliaga, Giancarlo Díaz Meizan, Fernando Palacio Cabello, Roberto Cavero Linares, Jorge Vigo León y Luis Zegarra Ghiglino, así como dos años de pena privativa de la libertad para Giovanni Morante Flores.