La mayoría de migrantes venezolanos que ha llegado al Perú trabaja en el sector informal. (Foto: GEC)
La mayoría de migrantes venezolanos que ha llegado al Perú trabaja en el sector informal. (Foto: GEC)
Lourdes Fernández Calvo

Hasta fines del 2020, el Perú recibió medio millón de solicitudes de refugio por parte de . Con esta cifra se coloca en el segundo país, después de Estados Unidos, en haber recibido el mayor número de solicitudes de protección.

MIRA: Opinión: ¿Por qué migra una madre?

Según el Reporte de Tendencias Globales de desplazamiento forzado en el 2020 de ACNUR, solo el año pasado, cuando se inició la pandemia por el COVID-19, el Perú recibió 52.600 nuevas solicitudes de refugio por parte de los migrantes venezolanos.

“Perú el año pasado fue el quinto país del mundo con mayor cantidad de solicitudes de refugio recibidas. Esto pese a que fue un año atípico, la cantidad de solicitudes bajó porque muchos países tienen cerrados los mecanismos para recibir solicitudes por la pandemia. Igual trabajamos con Cancillería para implementar un sistema online donde las personas pudiesen solicitar refugio, y en ese marco, hubo más de 50 mil personas que hicieron ese pedido el año pasado”, explicó Federico Agusti, representante de ACNUR en Perú.

Agusti explica que estas cifras se dan en un contexto en el que la cantidad de personas desplazadas por las crisis humanitaria que se vive en sus países aumentó en comparación a los últimos diez años. Solo del 2019 al 2020 hay 2 millones y medio de desplazados más en el mundo.

Venezuela es el segundo país en el mundo con población desplazada. La mayoría de desplazados y refugiados venezolanos decidieron, en los últimos cuatro años, ir a los países más cercanos de la región como Colombia, Perú y Ecuador.

MIRA: En búsqueda de refugio, por Marta Luzes

Según Acnur, hasta la fecha, se podía considerar que cerca de un millón 50 mil venezolanos han llegado al Perú. La situación de los migrantes que solicitan la protección de refugiados se explica porque consideran que no se sienten protegidos en su país, sienten amenazada sus vidas, su seguridad y su libertad.

“Hace 5 años, la Comisión Nacional de Refugiados recibía solo 300 casos de solicitudes de refugio por año. En el 2019, solo en un día se recibieron 4 mil solicitudes de refugio”, precisa Agusti.

Debido a la gran cantidad de pedidos por parte de los migrantes, en el Perú se priorizó la recepción y el registro del solicitante de refugio. Con esta primera inscripción, el solicitante de refugio recibe una primera protección por parte del gobierno peruano ya que puede trabajar formalmente. La segunda etapa del proceso de solicitud de refugios consiste en la resolución de los casos. Para ello, la comisión debe evaluar el perfil del migrante, su situación de vulnerabilidad, entre otras características.

Agusti señala que se está evaluando entregarles la residencia humanitaria a los solicitantes de refugio de forma masiva para acelerar la documentación de su formalización como migrantes. Esto debido a que, indica, el registro que tiene la mayoría no es reconocido por la mayoría de empleadores.

“La residencia humanitaria les da el carnet de extranjería que es reconocido a nivel de todas las organizaciones, entonces la formalización laboral es más sencilla, se facilita la inscripción en el Sistema Integral de Salud (SIS). Estamos afilando el marco regulatorio para esto y estamos convencidos que en las próximas semanas vamos a poder darlo. Esa es la intención y en eso venimos trabajando”, precisó.

En paralelo, la Oficina de Migraciones está trabajando en un programa de regularización de ciudadanos extranjeros que han ingresado al país de forma irregular. Cerca de 350 mil migrantes se han inscrito en el programa.

VIDEO RECOMENDADO