El analista político Juan de la Puente considera que faltan ideas en esta campaña. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / GEC)
El analista político Juan de la Puente considera que faltan ideas en esta campaña. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / GEC)
Jonathan Castro

A tres semanas de las elecciones del 2020, Juan de la Puente cree que las expectativas sobre los resultados deberán ser más moderadas. Mientras, el presidente Martín Vizcarra debe resolver cuestiones sociales urgentes sin generar falsas expectativas. “Ni Vizcarra es Churchill ni sus opositores son Lenin”, afirma.

— ¿Estamos viendo un exceso de los organismos electorales para excluir candidatos?

Es un exceso en la medida que es una aplicación muy puntillosa de la norma. Pero también es cierto que la norma en los últimos años ha sido elaborada restrictivamente respecto de los derechos de elegir y ser elegidos. Hace 30 años, la legislación electoral estaba compuesta por cuatro o cinco normas generales. Hoy, también está compuesta por un conjunto de decisiones jurisprudenciales del JNE. Un libro sobre la legislación electoral no baja de 700 páginas. Se ha hecho engorrosa.

— Nunca antes se ha visto que los organismos electorales decidan si el spot de un partido se emite.

Hay un problema que subyace a esto: la política se ha radicalizado en relación con los mensajes. Tenemos mensajes mucho más extremistas y radicales en este proceso que en el anterior. Entonces, aparecen algunos que chocan con los parámetros de la ONPE. Hay un par de spots que me parece que no deberían haber sido censurados, pero estas son las consecuencias de una campaña de ideas radicalizadas.

— ¿Cómo ve la campaña?

Veo una campaña extraña que ha desmovilizado a la sociedad. Cuando se disuelve el Congreso, daba la impresión de que se iba a producir una movilización masiva de la sociedad para tener un mejor Congreso que renueve la política. Eso convertía al 2020 en uno reformador. Creo que las expectativas respecto a esta campaña van a ser menores.

— Hemos pasado de la esperanza que a muchos les generó el cierre del Congreso a la realidad: más de 200 candidatos con sentencias, propuestas imposibles de realizar, argumentos débiles. ¿Qué ha pasado en ese tránsito?

La falta de ideas. Este es un país que está discutiendo su futuro sin ideas. Es una cosa absolutamente inédita. Las dos ideas son eliminar la inmunidad parlamentaria y reducir el sueldo de los congresistas. ¿Para eso hemos disuelto el Congreso? El país está pidiendo bastante, y la política le está dando muy poco. Y esa falta de ideas va a promover un Congreso sobre el que deberíamos tener menos expectativas que antes.

— ¿Cómo ve a los líderes políticos?

Salvo Acuña, ningún líder está protagonizando la campaña. Creo que los líderes están calculando demasiado, creen que hay una separación entre el 2020 y el 2021, y no todos están poniendo los huevos en la canasta de este año. No tenemos una idea unificadora que nos diga para qué va a servir este Congreso.

— ¿Cuál debería ser la agenda que debería primar en este período?

La narrativa del año pasado era el cambio, la reforma política y la lucha contra la corrupción. Sigue siendo importante esto, pero ahora es más amplia. Hay una cuestión social que debe ser atendida y que ha sido postergada por las tensiones del año pasado.

— ¿La campaña ha calentado? Ya estamos en enero.

Creo que la indiferencia política impide que se caliente la campaña. Los códigos que se llevaron a cabo en los últimos días de la campaña del 2018 me parece que van a reproducirse ahora. Puede ser que en el tramo final la gente se decante por un partido al margen de las ideas y resuelva de algún modo esta alta fragmentación con candidatos que no superan el 10% de intención de voto.

— Solo Acción Popular supera esa cifra.

Para estar a tono con los tiempos, vivimos un ‘pitufeo’ electoral. Se ha fragmentado el volumen de adhesiones en pequeñas adhesiones. Podría ser que este ‘pitufeo’ se resuelva al final.

— El fujimorismo se ha fragmentado, pero los jales no le suman a Solidaridad Nacional, ni merman el voto duro de Fuerza Popular.

El cambio más importante es que [FP] ha perdido su radicalismo conservador con el que se manejó entre el 2016 y el 2019. Lo que tenemos es una derecha vacante.

— ¿Realmente los partidos saben para qué funciona el Congreso? Da la impresión de que quieren fiscalizar y no tienen más ideas.

Eso deviene de la construcción de la oferta política. La captación de candidatos para este proceso ha sido muy apresurada. Uno revisa las listas y, salvo Acción Popular y el Apra, los candidatos golondrinos son el sentido dominante. Es muy probable que el Congreso que elijamos el 26 de enero tenga más independientes que los anteriores.

— ¿Vizcarra debería asumir alguna responsabilidad si este Congreso resulta peor que el anterior?

Ya hay una narrativa anti-Vizcarra en el proceso político. Yo lo llamo el síndrome de Moisés. Moisés saca a los judíos de Egipto y les ofrece la tierra prometida, pero en un momento la gente se vuelve contra él y le dice: “Tú nos has traído y dónde está la tierra prometida”. Y cuando Vizcarra disuelve el Congreso, nos está haciendo una promesa de renovación, de transición y de cambio. Hay una responsabilidad política que no está siendo solventada adecuadamente.

— ¿Cuál debería ser la agenda de Vizcarra una vez instalado el Congreso?

La primera debería ser de reforma política, no solo electoral. Necesitamos modificar las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo. Me parece un error que el gobierno se haya opuesto a la bicameralidad. Yo diría que las propuestas de la Comisión Tuesta eran muy importantes. Pero Vizcarra también tiene demandas que no pasan por el Congreso, que es calidad de gasto, la reforma educativa y resolver la inseguridad ciudadana y la prestación de servicios de salud.

— ¿Le da la impresión de que Vizcarra sabe qué hacer? Pareciera que no tiene un norte claro.

El Vizcarra que tenemos de presidente ya se ha construido como político cuando fue presidente de la región Moquegua. No creo que tengamos un Vizcarra 2.0. Después de la disolución del Congreso, algunos han querido ver a Vizcarra no solo como un hombre providencial, sino a un líder histórico de la transición. Él ya tiene definido su legado: haber luchado contra la corrupción. Si de ahí queremos obligar a Vizcarra a ser un estadista, creo que es una pretensión de tener otro Vizcarra.