Cuando uno está enamorado, canta. Cuando uno barre la casa o riega las plantas, sube el volúmen a sus audífonos y baila. Cuando uno camina apurado por la calle, silba. Incluso en abril de 1912, una humilde pero dignísima orquesta tocó una deliciosa selección de canciones en la cubierta de ese portento marino llamado Titanic, mientras toda su fastuosidad se hundía en las aguas del Atlántico. La historia de la música y la del ser humano son parte de la misma sinfonía y, pese a las restricciones para prevenir contagios que se nos han impuesto, lo siguen siendo ahora, tras la declaración de estado de emergencia por que mantiene a todos los peruanos en sus casas. La música sigue sonando aún bajo las reglas de la distancia social.

Es la noche del martes 17 de marzo, segundo día de la cuarentena declarada por el gobierno de Martín Vizcarra. “¿Dónde están que no los veo?”, les lanza @AndréGeovani a sus amigos que, se supone, deberían “estar” en el mismo concierto. “¡Ayúdenme que estoy con media caja en las manos jajaja!”, interrumpe @ElMonterola. “Permiso, dejen avanzar. Tomando y bailando, señores”, bromea FátimaZB. Mientras tanto, Armonía 10, grupo de culto de nuestra cumbia noventera, comienza a tocar uno de los himnos de todo peruano: “Hoy de nuevo han jugado con mis sentimientos, hoy de nuevo se equivocó mi corazón...”. Es uno de los momentos cumbre del concierto. “Ayyyy, por qué será, cuando voy a enamorarme siempre pierdo”, corean las más de 26 mil almas “congregadas” virtualmente. Cada uno en su casa.

El coronavirus no ha logrado silenciar la música. De hecho, fue en la ciudad china de Wuhan donde comenzó una movida musical, por la cual cantantes, músicos, productores y ciudadanos comunes y corrientes se comprometían a mantener viva la música pese a la cuarentena.

Para acompañar a los latinoamericanos en estos tiempos de coronavirus, diferentes cantantes y músicos han realizado ya conciertos en vivo a través de sus diferentes redes sociales. Lo ha hecho el uruguayo Jorge Drexler, por ejemplo, quien no solo hizo una transmisión en vivo a través de su cuenta de Facebook, sino que estrenó una canción titulada Codo con codo, un tema que con humor e ironía hace alusión a las nuevas formas de saludo que se han inventado para evitar el contagio.

Alejandro Sanz es otra de las figuras internacionales que han acompañado la cuarentena de su público. Desde Miami, el domingo 15 ofreció un concierto de una hora y media vía streaming junto al colombiano Juanes, concierto que llamaron “La gira se queda en casa”. Otros artistas que están haciendo pequeños conciertos en sus redes son: Chris Martin, Laura Pausini, Tiziani Ferro, entre otros.

En nuestro país, diferentes cantantes realizan también acciones para acompañar al público durante la cuarentena. Marcial Rey, cantante y músico de Kanaku y el Tigre, ha comenzado a dar clases de guitarra y ukulele en sus redes sociales. Marcial, también conocido por sus seguidores como “el Marshall”, hizo un remake de la canción Mi soledad y yo de Alejandro Sanz (la que tituló Mi cuarentena y yo). El cantante español reposteó el video del peruano en su cuenta personal junto a un mensaje que dice: “vivir una situación global común es capaz de crear una #EmpatíaViral que nos humaniza”.

Marcial Rey, por su parte, afirmó que “lo interesante de esta cuarentena globalizada es que todos andamos conectados y se siente como una lucha de la humanidad contra este virus. Los músicos estamos haciendo lo que podemos mientras a la vez pasamos por un momento super complicado, porque las industrias culturales y del espectáculo están completamente paralizadas”. //

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

VIDEO RECOMENDADO

El mensaje de las estrellas del fútbol para combatir el coronavirus