Jueves, 15 de junio de 2006
Borges el memorioso

Hace 20 años el autor de "El Aleph" falleció en Ginebra, lejos de su amada Buenos Aires los porteños recuerdan al maestro con exposiciones, ceremonias y publicaciones



BUENOS AIRES [EFE]. En palabras de su biógrafo Alejandro Vaccaro, Borges era un ser literario, en el que convivieron el vanguardista y el clásico, el traductor y el periodista, el maestro de la lengua y el objeto de culto, el ensayista irónico y el genial cuentista. Desde esa multiplicidad de ángulos, la ciudad que el 23 de agosto de 1899 vio nacer al autor de "El Aleph" realiza desde ayer diferentes actividades centradas en su figura, desde exposiciones a recorridos por zonas borgeanas de Buenos Aires.

"Borges decía que en Ginebra había pasado una época maravillosa de su vida. Se sentía cómodo porque sentía que no había invasión en su vida", recuerda su viuda, María Kodama, con quien el autor de "Ficciones" se casó meses antes de fallecer. "En Buenos Aires hubiese sido un infierno", considera Kodama, tras indicar que el escritor "adoraba la capital argentina porque su obra la hizo allí y allí vivió, pero él decía que era dueño de elegir el lugar para morir como él quería".

Ayer, en el Centro Cultural Borges de Buenos Aires, se inauguró una exposición de fotografías, textos, dibujos, poemas y cartas del autor. Además, el Ministerio de Cultura ha organizado para esta semana una serie de visitas guiadas a cargo de especialistas por los lugares de la ciudad en los que Borges vivió y trabajó.

Por su parte, la Fundación Jorge Luis Borges, que preside Kodama, realizó el miércoles la jornada "Borges y los otros", en la que se abordó la relación del escritor con la filosofía, el tango y la ciencia. Ese mismo día la Legislatura de Buenos Aires llevó a cabo una sesión solemne en homenaje al autor de "El libro de arena" y la editorial Emecé lanzará una reedición corregida de las obras completas de Borges.

Con motivo de los 20 años de su fallecimiento, en las últimas semanas se han publicado diversos libros sobre el escritor en Argentina, entre ellos "Literatos y excéntricos. Los ancestros ingleses de Jorge Luis Borges", que permite conocer una especie de mandato familiar que empujó al argentino a las letras.

Vaccaro, presidente de la Asociación Borgesiana de Buenos Aires, destaca que más allá de su condición de gran escritor Borges fue el lector más importante del siglo XX, ya que era capaz de leer y de devolver reciclado todo lo que leía.

Del Borges humano, el biógrafo rescata al hombre austero y generosos al que jamás le interesaron la fama y los beneficios personales ni económicos, lo que también forma parte de su obra.

"He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer. No he sido feliz", dijo en uno de sus poemas el hombre que a raíz de una ceguera hereditaria no fue capaz de leer y escribir por sus propios medios durante más de treinta de sus 86 años de vida.

A propósito del aniversario, el escritor argentino Guillermo Martínez reflexiona sobre dos reacciones típicas, y solo en apariencia opuestas, que permiten dar medida de la grandeza de un autor después de muerto. "La primera es el intento de apropiación de su figura por corrientes contradictorias entre sí o por las que el autor nunca en vida se hubiese inclinado. La segunda es el ataque empecinado, los sucesivos intentos de erosionar su figura o destronarla", explica.

El eterno descanso
4El discreto sepulcro de Borges queda en el cementerio de Plainpalais, en Ginebra, un pequeño y coqueto camposanto con no más de un centenar de tumbas.

4Borges está en la tumba 735, posición D-6. Descansa a la derecha de un ciprés, en una reducida sepultura presidida por una lápida de piedra blanca y ruda.

4 Para Borges, Suiza tenía "un respeto que había dejado de existir en otros países". Según su viuda, María Kodama, era "fantástico ver cómo la gente lo reconocía por la calle, sonreían y seguían su camino, como mostrando reconocimiento, pero no invasión".






Los niños pasan más de 300 minutos al día viendo la TV. Violencia y sexo inundan la programación.

4

Envíe su opinión



Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa