Redacción EC

Han dejado de ser simples contenedores de plantas para convertirse en los complementos decorativos perfectos para interiores y exteriores. La paisajista Melissa Quiroz, de Ecojardines, explica que las macetas más idóneas para los ambientes contemporáneos son las de plástico con acabado gloss y las de fibra de vidrio.

Actualmente, también es posible encontrar macetas de resina de polietileno retroiluminadas que, al estar encendidas, parecen lámparas imponentes y dan un aire más íntimo y moderno al espacio. Otra alternativa de tendencia y de apariencia sencilla es la autorregante, la cual se suministra de agua a través de un sistema de riego automático e incluye una cubeta extraíble que permite retirar la planta y trasladarla a otro modelo de maceta fácilmente.

DISEÑOS TRADICIONALES

Si busca un modelo más industrial, la mejor opción son las macetas hechas de cemento. Puede encontrarlas en formas cuadradas, cilíndricas, de cono, etc. Estas se lucen tanto en ambientes interiores como exteriores.

Ana Cecilia Mendoza, del Vivero 4 Estaciones, indica que para acentuar una decoración rústica puede disponer las de arcilla o terracota, que son las más comunes y económicas. "Realiza una atractiva composición con macetas de dos o tres tamaños diferentes, o usa varias de una misma dimensión y colóquelas de manera lineal", aconseja Mendoza.

Recuerda que es necesario escogerlas de acuerdo con la profundidad de la planta, para su óptimo crecimiento. Por ejemplo: si se trata de hierbas de cocina, opta por una maceta de 20 o 30 cm de alto; en el caso de los pequeños arbustos, una de más de 60 cm.

TAGS RELACIONADOS