Redacción EC

La nueva normalidad a la que nos ha sometido la pandemia ha traído consigo nuevos hábitos en limpieza y desinfección, y en el caso de los pequeños negocios esto ha supuesto un incremento en el presupuesto de mantenimiento, en algunos casos mayor del necesario debido al uso indiscriminado de productos domésticos o al desconocimiento sobre este tipo de productos.

MIRA: Cinco cosas que debes tener en cuenta a la hora de renovar tu casa

Así lo señala Bruno Jácobo, fundador de Sanimax, startup de productos de limpieza y desinfección especializados en pequeños negocios, que detalla cinco importantes claves para mantener lejos del peligro a tu negocio sin incrementar tu presupuesto e incluso logrando un gran ahorro.

1. Entender la diferencia de limpiar y desinfectar. Desinfectar es un proceso posterior a la limpieza en el cual eliminamos bacterias, virus y hongos imperceptibles a nuestra vista, lamentablemente por eso este proceso nunca tuvo un nivel de importancia alto hasta la aparición del COVID 19. Hoy debido a esta mala costumbre se ha generado un uso indiscriminado de los famosos “Limpiatodos”, y/o de costosos desinfectantes industriales altamente concentrados sin saber realmente en ninguno de los casos su real forma de uso lo cual para un negocio significaría un alto consumo y riesgo de contagio. Ambos procesos son complementarios, siempre se debe desinfectar una superficie, previamente limpia, o usar productos que cumplan ambas funciones.

2. Elaborar un programa de higiene. Para poder generar ahorro es imprescindible armar un programa de limpieza y desinfección según tu tipo de negocio, detallando y agrupando en el todo los artículos y superficies a limpiar con los que cuentes según el tipo de limpieza que requiera cada uno, estableciendo en él, los horarios, la frecuencia, los productos a usar, su dosificación y forma de uso sugerida por el fabricante, teniendo siempre en cuenta el tipo de negocio y volumen de visitas que podemos tener.

3. Uso adecuado del producto de limpieza y desinfección certificados. El uso inadecuado de un producto desinfectante genera un riesgo en nuestro pequeño negocio, ya que puede generar en muchos casos un efecto nocivo para nuestra salud y por obvias razones un gasto mucho mayor. Por ello, es importante leer bien las etiquetas, seguir las instrucciones del fabricante y asesorarnos adecuadamente, comprándole solo a empresas formales y especializadas en el tema optando por las que nos brinden adecuadas capacitaciones sobre el uso y nos muestren el registro sanitario vigente y certificaciones que avalen lo ofrecido por sus productos.

4. Utilizar productos especializados no domésticos. En ocasiones creemos que usar el tradicional producto de nuestra casa en nuestro pequeño negocio es suficiente; sin embargo, es fundamental tener en cuenta el uso de productos limpiadores y desinfectantes especializados que, por un lado, garanticen la eliminación de todo tipo de virus, bacterias y hongos y por otro generen un gran rendimiento dada su alta concentración ya que la frecuencia de limpieza en nuestros negocios es mucho mayor, por lo que si el producto tiene un alto rendimiento y es de fácil uso significará un gran ahorro.

5. Salir por lo estrictamente necesario. Cuidando nuestra salud, también cuidamos la de los demás, es por eso que debemos evitar salir a la calle, optando por adquirir marcas con venta directa y canales digitales activos para que envíen sus productos directamente en nuestros locales sin riesgo a contagio alguno. Consiguiendo con esto en muchos casos incluso mejores precios ya que la cadena de abastecimiento es directa.

VIDEO RECOMENDADO

10 cosas que deberías limpiar más seguido

10 cosas que deberías limpiar más seguido

TE PUEDE INTERESAR