Las exportaciones de la industria atunera pueden llegar hasta US$250 millones si el Estado hace su tarea, dijo la Cámara Peruana del Atún. (Foto: GEC)
Las exportaciones de la industria atunera pueden llegar hasta US$250 millones si el Estado hace su tarea, dijo la Cámara Peruana del Atún. (Foto: GEC)

La Cámara Peruana del Atún (CPA) manifestó hoy su preocupación porque el gobierno aún no emite el decreto supremo para que las embarcaciones extranjeras puedan abastecer de a las plantas nacionales por el periodo de un año desde la emisión del permiso de pesca, tal como ha sido en los últimos años.

Alfonso Miranda, presidente de la CPA, dijo que vienen realizando esta solicitud al gobierno desde agosto de este año.

"Esta situación pone en riesgo el normal abastecimiento de las plantas nacionales y sería un freno para la industria peruana que ha invertido más de 60 millones de dólares para enfrentar los retos del mercado global", dijo.

La CPA dijo que la mencionada norma fue publicada para su análisis y opinión de la ciudadanía en noviembre. Señaló que la iniciativa es apoyada por pescadores, procesadores y armadores, por la firma del decreto supremo está a la espera de la firma del presidente Martín Vizcarra.

"Confiamos que se firme en las próximas horas y que el Ministerio de la Producción (Produce) evite en el futuro llegar al límite que no favorece la estabilidad de las reglas de juego que todo sector productivo requiere", mencionó.

Miranda agregó que si el Estado hace su tarea, "el 2019 podría ser el año del despegue de la industria atunera peruana para llegar al Bicentenario con exportaciones del orden de los 250 millones de dólares y ventas internas de 10 millones de cajas de conservas".

SUPRIMIR EL ISC

La CPA respaldó el anuncio del Produce en torno a que en marzo de 2019 se contará con un esquema de incentivo tributario para promover la pesca nacional del atún y, por consiguiente, la creación de más plantas conserveras en el norte del país.

"Lo importante es que ahora sí las autoridades han tomado en serio esta demanda", dijo el dirigente gremial.

"Coinciden en que el combustible es el principal costo en la extracción del atún en zonas distantes y que la supresión del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) mejorará la competitividad de nuestra flota. Así tendremos un elemento más para recuperar el liderazgo que fuimos perdiendo desde los años 70", añadió.

Miranda estimó que si se dejara de lado el ISC del combustible de las embarcaciones atuneras, se multiplicaría el consumo del carburante de 1 a 6 millones de galones.

"La disminución de la recaudación por ese concepto [ISC] se compensaría con creces con el Impuesto a la Renta resultante de las ganancias de las empresas y un incremento de la tributación de 333%, se generaría 5.000 nuevos puestos de trabajo y significaría un efecto multiplicador notable", sostuvo.

TAGS RELACIONADOS