En América Latina, menos del 20 por ciento de la población tiene acceso a sistemas de saneamiento adecuados a las demandas de consumo. (Foto: AFP)
En América Latina, menos del 20 por ciento de la población tiene acceso a sistemas de saneamiento adecuados a las demandas de consumo. (Foto: AFP)
Daniel Macera

Para llegar a las en cuanto a acceso a y , el Gobierno ha calculado una cifra de S/49,5 mil millones.

Esto significará una cobertura de agua del 100% a nivel urbano y 84,6% en áreas rurales (a la fecha, estas cifras son 94,4% y 71,2%, respectivamente); y por lado del alcantarillado, una cobertura de 100% para áreas urbanas y 70% en zonas rurales (actualmente, las coberturas ascienden a 89% y 24,6%, respectivamente), según explicó el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, Javier Piqué, a este Diario.

Llama la atención, no obstante, el estado actual en el que se encuentran las Empresas Prestadoras de Servicios (EPS), que son justamente las principales responsables de lograr estas cifras.
Según el Plan Nacional de Saneamiento 2017-2021, desde el 2012, las EPS han tenido, en promedio, retornos negativos al patrimonio (con excepción de Sedapal), lo que muestra que se están descapitalizando sistemáticamente.

“En el caso de Piura, con la EPS Grau, se necesita una inversión de S/3.000 millones para hacer que todo funcione bien. Y no hay forma de que se pueda recolectar eso de la gente”, explica Flavio Ausejo, profesor de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico.

A esta situación, se suma la deuda de S/850 millones que mantienen estas empresas con el Fonavi. Y además, entre los años 2011 y 2016, la Sunat solo recaudó de parte de las EPS el equivalente al 0,2% del PBI del 2018.

“Las EPS recibieron recursos del Fonavi en los años 90, pero nunca devolvieron los recursos. Hay compañías que podrían pagar recién en el 2050”, detalla Ausejo.

CAMBIO DE PILOTO

El estado financiero de las EPS, exigió que en el 2017, el Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento (OTASS) transfiriera S/218 millones a 12 de estas 50 empresas.
A la par, estas ingresaron a un régimen de apoyo transitorio, lo que implicó, entre otros aspectos, que el OTASS sea ahora quien tome las decisiones financieras, explica Ausejo.

A este panorama, resalta el hecho de que en el mensaje a la nación de 28 de julio, el presidente, Martín Vizcarra, no haya hecho referencia a la crisis que vive este sector.

El Perú, como miembro de la ONU, ha asumido el compromiso de cerrar las brechas de cobertura urbana al año 2021 y rural al año 2030. Sin embargo, para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, específicamente con aquel relacionado al saneamiento, el país primero deberá cruzar el río de agua turbia que tiene por delante.

ALIANZA POR LA SOSTENIBILIDAD

Para inspirar acción alrededor de los temas de sostenibilidad que requieren de mayor atención en el Perú, la ONU, Perú 2021, KPMG y El Comercio lanzaron la iniciativa Perú por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (PODS). Este busca impulsar la Agenda 2030, así como las 17 metas que la sustentan.