Estado Islámico desata masacre para distraer atención de Mosul
Estado Islámico desata masacre para distraer atención de Mosul

La ciudad iraquí de Kirkuk vivió este sábado su segundo día de combates entre las fuerzas de seguridad de Bagdad y los yihadistas del grupo (EI), que lanzaron la víspera un espectacular y sangriento ataque.

Este ataque impresionó y mostró las capacidades del EI para golpear fuera de zonas bajo su control, mientras las fuerzas iraquíes, con apoyo de la coalición internacional, prosiguen su sexto día de ofensiva contra Mosul, último gran bastión de este grupo yihadista en .

Un día después de este inesperado ataque yihadista contra Kirkuk, esta ciudad controlada por los kurdos seguía amenazada por potenciales kamikazes y francotiradores del EI, lo que obligó a Bagdad a enviar refuerzos.

Al menos dos civiles murieron a causa de humos tóxicos liberados tras un ataque de los yihadistas contra una fábrica de azufre cerca de Mosul, informó este sábado un general iraquí.

El centro de salud local afirmó que habían atendido a 500 personas con problemas respiratorios y algunos empleados de la base de Estados Unidos cercana a la planta llevaba mascarillas el sábado.

Según funcionarios iraquíes, el sábado por la noche ya se había extinguido el incendio de la planta.

--- 'Miedo y destrucción' ---

Combatientes del EI habían atacado el viernes por sorpresa edificios gubernamentales de Kirkuk y una central eléctrica en construcción situada al noroeste de la ciudad.

Los enfrentamientos con Dáesh han causado 46 muertos y 133 heridos, en su mayoría miembros de los servicios de seguridad, según fuentes militares iraquíes.

El jefe de la policía de Kirkuk indicó por su parte este sábado que al menos 48 yihadistas murieron durante el asalto a la ciudad. Precisó que varios de ellos se hicieron estallar cuando las fuerzas de seguridad los acorralaron.

En total, un centenar de yihadistas participaron en los ataques, algunos con chalecos o cinturones de explosivos.

Las autoridades de Kirkuk, ciudad multiétnica donde cohabitan varias comunidades religiosas, decretaron el viernes un toque de queda total debido a las acciones de guerrilla urbana de los yihadistas.

Kirkuk está situada en una región petrolera a unos 150 km al sudeste de Mosul --segunda ciudad iraquí controlada por EI desde junio del 2014-- y a 240 km al norte de la capital Bagdad.

Kirkuk había despertado el viernes por la mañana con yihadistas recorriendo las calles de algunos de sus barrios.

Según testigos, entraron en mezquitas desde las que gritaron por los altavoces 'Alá Akbar' (Dios es el más grande) y 'Dawla al Islam baqiya' (el EI vencerá)".

"Pasamos 24 horas de miedo y destrucción, es como si esta jornada hubiera durado todo un año" relató a la AFP Abu Omar, un carnicero de 40 años.

--- Maniobra de distracción ---

Uno de los asaltantes capturados por las fuerzas de seguridad kurdas aseguró que el asalto contra Kirkuk fue planificado por el jefe supremo del EI, Abu Bakr al Baghdadi, como una maniobra de distracción a la ofensiva iraquí contra Mosul.

El ataque del viernes "era uno de los planes del califa Baghdadi para demostrar que el EI continúa extendiéndose y para reducir la presión en el frente de Mosul", declaró este joven iraquí detenido.

Entretanto las fuerzas federales iraquíes proseguían este sábado su avance hacia Qaraqosh, al este de Mosul, la mayor ciudad cristiana de Iraq hasta la huida de su población ante el avance de los yihadistas y su toma de control de la región, en el 2014.

Ello les permitiría acercarse a los barrios periféricos del este de Mosul, según fuentes militares.

En uno de estos combates, un periodista iraquí de televisión murió el sábado cuando cubría una ofensiva militar. Se trata del segundo periodista iraquí muerto en dos días tras el fallecimiento el viernes de un empleado de televisión turcomena Ili, mortalmente alcanzando por un francotirador del EI en Kirkuk.

Por otra parte, el secretario de Defensa estadounidense Ashton Carter aterrizó este sábado en Bagdad en visita no anunciada para evaluar la ofensiva en Mosul, que se estima es defendida por entre 3.500 y 4.500 yihadistas.

Durante esta visita Carter debía reunirse con el jefe militar de la coalición internacional antiyihadista, el general estadounidense Stephen Townsend, y con el primer ministro iraquí Haider al Abadi.

Se esperaba que Carter tratara de convencer al gobierno para que éste permitiera a las fuerzas turcas participar en la conquista de Mosul, donde Ankara tiene una base en el norte. 

Pero el primer ministro iraquí recalcó su rechazo a que Turquía tome parte en la ofensiva, afirmando que "esto es algo que manejarán los iraquíes".

Estados Unidos tiene más de 4.800 soldados en Iraq. Este contingente proporciona apoyo logístico y aconseja a las fuerzas iraquíes pero, salvo excepción, no participa directamente en combates.

Pero el ejército ruso no dudó este sábado en acusar a la coalición internacional de "crímenes de guerra" en Iraq a causa de sus bombardeos, la misma acusación que sufre Moscú a causa de su involucramiento en la guerra siria.

En un comunicado, el portavoz del ejército, Igor Konashenkov, denunció un bombardeo de la coalición contra la ciudad de Dakuk, cerca de Kirkuk, que dejó, según él, "decenas de muertos civiles, incluidos mujeres y niños". 

Fuente: EFE

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO...

TAGS RELACIONADOS