"Desde el Fondecyt, unidad ejecutora del Concytec, esperamos haber completado en el 2019 los S/170 millones de inversión en proyectos, doctorados e incorporación de investigadores, pero no es suficiente".
"Desde el Fondecyt, unidad ejecutora del Concytec, esperamos haber completado en el 2019 los S/170 millones de inversión en proyectos, doctorados e incorporación de investigadores, pero no es suficiente".

El Reporte Global de Competitividad 2019, publicado en octubre último por el World Economic Forum, ubica al Perú en el puesto 65 de 141 economías en todo el mundo. La calificación, si bien avanzó 0,2 puntos con respecto al 2018 y nos coloca sextos en América Latina, supone un retroceso de dos posiciones en la lista global.

El marca una pauta en la reducción de esta brecha, para que organismos como el —ente rector en materia de ciencia, e innovación (CTI) y encargado del objetivo 3 del plan junto a Produce— articule esfuerzos con diversos actores y lidere acciones en esta línea.

Los hitos deben cumplirse al 2021, 2025 y 2030.

Una de las primeras medidas consiste en dotar al sistema de información, esto es, saber “quién es quién” en la ciencia, la tecnología y la innovación en el Perú. Quiénes son, dónde están, cuáles son sus áreas de interés y de trabajo. En tal sentido, el avance que este año ha arrojado el Renacyt (Registro de los Investigadores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica), que viene implementando el Concytec, revela que contamos con 4.266 profesionales dedicados a investigar categorizados en dos grupos y siete categorías. Al 2020, el objetivo es haber calificado a la totalidad. No obstante, el haber registrado que el 38% de investigadores trabaja en regiones, y que solo el 28% son mujeres, reafirma la necesidad de impulsar la investigación fuera de Lima, y de realizar acciones afirmativas a favor de las mujeres.

Asimismo, en esta línea, está finalizando una licitación internacional a fin de tener una plataforma de información con no solo datos de los investigadores, sino también de proyectos en marcha en todo el país. La plataforma debería estar a un 70% en el 2022 y a fines del 2020 debería ya disponer de información de científicos e investigaciones.

La segunda parte de esta medida consiste en mejorar la articulación de los fondos que tenemos para investigaciones en CTI. Si bien este año hemos asignado más de S/100 millones en convocatorias para incorporar investigadores y asesores comerciales que impulsen el avance de las investigaciones, desde el Concytec aún se requiere coordinar acciones de diversos actores del Sinacyt, para que estas no terminen redundando. El PNCP plantea contar con dos agencias de CTI y su implementación debe avanzar en 2020. Una que se ocupe de la gestión de recursos humanos y de la transferencia de conocimiento, que sería el Fondecyt, órgano ejecutor del Concytec; y otra más vinculada al sector productivo que incorporaría a los diferentes sectores al sistema de CTI, manteniendo sus particularidades. Estas seguirán teniendo al Concytec como la instancia encargada de dotar de políticas, programas, gestión del conocimiento al sistema, además de prospectiva tecnológica para el futuro.

La segunda medida se relaciona con la Ley de Beneficios Tributarios, que ya se ha ampliado hasta diciembre del 2022. Si bien desde el 2016 son 58 las firmas que han accedido al beneficio con 68 proyectos —que han comprometido inversiones por más de S/137 millones—, lo que toca hacer ahora es aumentar el porcentaje de empresas que solicitan el beneficio, sobre todo mypes, para lo cual se ha incrementado el beneficio tributario para estas en 115%.

La tercera medida consiste en implementar un gran centro para la innovación en el Perú. El PNCP plantea que tendremos el expediente a fines del próximo año, a fin de implementar un espacio para que investigadores e innovadores puedan tener acceso a grandes bases de datos, incubar sus desarrollos tecnológicos, consultar sobre todas las subvenciones y oportunidades que otorga el sistema, una suerte de MAC (Mejor Atención al Ciudadano) para la CTI. El lugar ofrecerá facilidades y recursos para grupos que trabajan en las nuevas tecnologías transformadoras, así como todo el sistema de CTI.

La cuarta medida tiene que ver con la consolidación de todo el sistema y cómo cerramos brechas en algunas áreas y fortalecemos otras, generando y capacitando más recurso humano y gestionando el conocimiento, implementando laboratorios de alta capacidad con equipamiento mayor, construyendo instituciones más calificadas y buscando desarrollar centros tecnológicos en áreas donde tenemos mayores ventajas competitivas. Desde el Fondecyt, unidad ejecutora del Concytec, esperamos haber completado en el 2019 los S/170 millones de inversión en proyectos, doctorados e incorporación de investigadores, pero no es suficiente. Urge crear centros tecnológicos enfocados en sectores como la minería y su manufactura, la agricultura y el sector forestal, de acuerdo con las metas del PNCP.

Como vemos, el 2020 para la ciencia y la tecnología exige voluntad política, el compromiso y el ánimo articulador de todos los actores del ecosistema peruano en CTI, sector público, privado y academia. Vamos juntos en esa ruta.